26 de octubre de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Ayuso toma el mando con más medidas ante el abandono y los ataques de Moncloa

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso

La presidenta también ha anunciado la puesta en marcha de la realización de test rápidos que darán los resultados en unos minutos, aumentando así, la capacidad diagnóstica de la región

La Comunidad de Madrid endurece sus medidas para frenar la expansión del coronavirus en la región, además de poner en marcha una batería de acciones que aumentarán la capacidad diagnóstica. Todo ello, ante la carencia de una "estrategia nacional" marcada por el presidente del Gobierno, tal y como exige la propia Isabel Díaz Ayuso.

Así, tal como ha avanzado la presidenta en una entrevista en RNE se reducirán a 10 personas las reuniones entre no convivientes "tanto en espacios públicos como privados". Además de "reducir los aforos también en velatorios, en las bodas, en la hostelería y en los espectáculos".

 Según ha explicado, estas medidas se toman para frenar la expansión del virus en los lugares en los que se han detectado los mayores focos de contagio, por lo que se reducirá el aforo de los servicios funerarios al 60%, estableciendo en 50 el límite máximo de asistentes a los entierros.

Junto a ello, las celebraciones religiosas también se verán restringidas al 60% del aforo, al igual que en el caso de los banquetes de las bodas, que además, tendrán que celebrarse en mesas y sentados, imposibilitando la organización de bailes, barras libres o cócteles.

Pero no todo son prohibiciones, sino que desde la Comunidad de Madrid y tal y como ha afirmado la presidenta "vamos a seguir ampliando la oferta en hoteles medicalizados para que todas aquellas personas que den positivo, que necesiten cuarentenas, puedan estar temporalmente descansando fuera del hogar para no poner en peligro a contagio a otros familiares".

Más rastreadores y test rápidos

Además, se ampliará "la capacidad de rastreadores a mil y también vamos a poner en marcha dos millones de test rápidos que en quince minutos podrán darte los resultados", ha explicado.

Sin embargo, estas medidas no serán establecidas por un tiempo indefinido, sino que se irán revisando cada quince días, "según se mantega esta ola" y en función de la situación epidemiológica.

Todas estas medidas llegan cuando la Comunidad  dejó este jueves un total de 2.859 nuevos casos, con 941 positivos correspondientes a las últimas 24 horas, en las que se han registrado 23 fallecidos. Además, el número de pacientes hospitalizados ha aumentado en medio centenar de personas respecto al informe anterior, hasta 1.882, con 225 ingresados en UCI, mientras 199 pacientes ya han sido dados de alta.

Exige una "estrategia nacional" contra el virus

Por su parte, Ayuso no ha querido entrar en más polémica después de las palabras del presidente del Castilla-La Mancha, Emiliano García Page cuando aseguró que Madrid era una bomba radiactiva vírica. Para ella, "no hay ninguna comunidad radiactiva, somos España. Y yo jamás hubiera dicho lo mismo de Aragón y de Cataluña durante el verano. Las comunidades autónomas que estamos aquí para ayudarnos", ha dicho.

"No dudaría en enviar lo que hiciera falta a cualquier rincón de España si un presidente autonómico así lo necesita", ha subrayado, al tiempo en el que ha incidido en que no es el momento de "terruños".

Por ello, ha exigido que Sánchez ponga en marcha ya "una estrategia nacional" para que después cada comunidad autónoma ejerza sus competencias. "Que no pasemos de un estado de alama, del todo, a la nada, a la ausencia", ya que a su juicio, todo ello ha derivado, durante el verano a una inmensa cantidad de normas y no "podemos entender cada comunidad autónoma como una frontera".

Por ello, pide "diálogo", entre las administraciones ya que "llevo un año al frente de la Comunidad de Madrid y todavía no nos hemos sentado con el Gobierno de España".  

Comenta esta noticia