21 de septiembre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Puigdemont, Otegi, TV3 y CUP calientan la "Diada" más desafiante de la historia

Mapa de la Diada de este 11-S.

Mapa de la Diada de este 11-S.

Desde el Govern se han tomado la cita como una demostración de fuerza, un ensayo. Puigdemont cree que si se ordena a algún cuerpo policial retirar las urnas el 1-O será "un inmenso error".

El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, ha asegurado que el Constitucional  no puede suspender la Ley del Referéndum aprobada en el Parlament porque "hay una nueva legalidad catalana emparada en las elecciones del 2015, en los derechos humanos y el derecho a la autodeterminación de los pueblos", en referencia a la Ley de Transitoriedad Jurídica y Fundacional de la República.

En una entrevista de El Punt Avui, 24 horas antes de la Diada, ha afirmado que el Parlament ha aprobado una ley que "no puede ser impugnada por el sistema político español" porque emana de la soberanía de la cámara catalana.

Puigdemont ha criticado que se utilizara el último pleno del Parlament, en el que se aprobaron esas leyes, "deliberadamente sólo para ensuciar y crear una sensación de crispación para ver si se traslada a la sociedad", y ha lamentado que se faltara el respeto a la presidenta, Carme Forcadell, según él.

"Dio toda la impresión de que había un grupo de la oposición, no sé si todos, que buscaba eso: una provocación", ha valorado, y lo ha achacado a una operación para avinagrar, ha dicho, el proceso independentista.

Ha recordado que el Govern quería pactar un referéndum con el Estado pero ha considerado irrenunciable el derecho de los catalanes a votar, por lo que niega que el Ejecutivo catalán se vaya a echar atrás en la celebración del 1-O, aunque sea una consulta unilateral: "Es la única solución posible".

Urnas en Barcelona

Sobre si se podrá votar en Barcelona dado que la alcaldesa, Ada Colau, ha expresado que no pondrá en riesgo a los funcionarios permitiendo el referéndum en dependencias municipales, ha expuesto que se está buscando una solución.

"Si un ayuntamiento directamente no puede ponerse ante la solución, pero acepta no formar parte del problema, hay un margen para trabajar" y ha añadido que el deber del Govern es garantizar que se pueda votar.

Fiesta para delincuentes

Puigdemont cree que si se ordena a algún cuerpo policial retirar las urnas el 1-O será "un inmenso error", por lo que defiende que es un supuesto impensable. "No pueden retirar más de 6.000 urnas. Vaya, si lo hicieran, ese día sería fiesta mayor para los delincuentes porque tendrían que destinar a todos los policías a retirar urnas y no a vigilar el tráfico ni a prevenir el delito", ha argumentado.

Por su parte, a diputada de la CUP Anna Gabriel ha sostenido que la responsabilidad de que los catalanes puedan votar en el referéndum del 1-O recae exclusivamente en el Govern: "Esto es un pulso y esto va de quién aguanta un segundo más, y lo tenemos que aguantar nosotros".

En una entrevista de Europa Press, ha concluido que se han sustanciado el trabajo conjunto que han realizado con JxSí para aprobar la ley que da amparo al 1-O y la que pone las bases temporales de la independencia en caso de ganar el 'sí' y que ahora le toca al Govern garantizar el voto, tal y como el Ejecutivo Puigdemont les ha transmitido.

"Hemos hecho todo lo que podíamos hacer y más para llegar a donde hemos llegado", ha dicho, y ha recordado que su responsabilidad como grupo parlamentario era aprobar las leyes de 'desconexión' y lo han hecho, y que se firmara el decreto de convocatoria, que se ha firmado.

Además, ha explicado que la CUP quiso ir más allá en su compromiso con el referéndum y trabajaron intensamente en la logística de la consulta y en las medidas que se debían adoptar ante las "imposiciones" del Estado, pese que no les correspondía por no formar parte del Ejecutivo.

Ha concretado que la CUP estuvo trabajando en estas contramedidas desde que el referéndum se puso en la agenda política, pasada la aprobación de los Presupuestos de 2017 en marzo: desde entonces los 'cupaires' fueron interpelando al Govern en relación a las garantías que tenían que existir para garantizar el referéndum.

Gabriel ha asegurado que hicieron llegar al Ejecutivo de Puigdemont todas las consideraciones, propuestas, recomendaciones, ideas y estrategias necesarias "en base a este escenario que está sucediendo", pero que el Govern les dijo que como grupo parlamentario no les correspondía esa tarea.

"No estamos en la reunión logística del referéndum porque no nos quieren allí", ha sentenciado, pero como la CUP ha trasladado su documentación al Ejecutivo, considera que ahora están en la posición de exigir al Govern que garantice el voto.

Además, advierten de que, si no lo hacen, explicarán las medidas que ellos habían preparado: "Si llegase el momento en que nos dijeran que colapsamos porque no se ha podido garantizar la logística, nosotros podremos demostrar que habíamos advertido de que esto podía suceder y que habíamos puesto sobre la mesa propuestas para desbordar todas las prohibiciones".

Referéndum o referéndum

Además de por las medidas que ofrecieron, Gabriel recuerda que "el famoso Referéndum o referéndum" lo pronunció el presidente de la Generalitat en el debate de Política General de octubre de 2016, por lo que advierte de que han tenido un año para imaginarse en qué contexto se celebraría.

Por ese motivo, durante estos meses, han rechazado desdibujar el escenario de la confrontación con el Estado y ahora "sólo queda una cosa por hacer: ya no esperar a que el Govern haga, sino exigir que el Govern ejecute".

Por si fuera poco, el coordinador general de EH Bildu, Arnaldo Otegi, ha afirmado que "millones de catalanes han desconectado emocional y sentimentalmente de España", algo que "no pasó" en Euskadi en 2003 cuando el exlendakari Juan José Ibarretxe presentó su plan.

En una entrevista en TV3, Otegi ha indicado que el Estado va a seguir "dando pasos" y, tras la celebración de Diada de este lunes, va a entrar en un "ritmo frenético para tratar de interferir y bloquear el proceso" catalán.

Tras afirmar que Cataluña vive "un proceso de dimensiones históricas", Otegi ha reconocido tener "dudas" de si España "se puede cambiar" y ha defendido que "una de las grandes diferencias entre el nacionalismo vasco y catalán es que el catalanismo lleva prácticamente más de un siglo tratando de cambiar España".

"El catalanismo político se ha caracterizado por hacer una oferta permanente a España para que España fuera también el estado de los catalanes respetando su nación e identidad. Buena parte de las cosas que pasan ahora son porque una parte del pueblo catalán ha entendido que es un esfuerzo baldío", ha defendido.

A su juicio, en "el ADN de la cultura política española hay un factor fundamental y es que entender la plurinacionalidad se les hace prácticamente imposible".

Comparándolo con Ibarretxe

Por otro lado, ha sostenido que los catalanes están haciendo "algo más" de lo que hizo en su momento el exlendakari Juan José Ibarretxe. "Planteamos un estatus de libre asociación con el Estado que se rechazó. Aquel plan tenía una segunda parte que era, en caso de rechazo en las Cortes, ir a un referéndum, pero a la vuelta de Madrid el PNV decidió convocar unas elecciones autonómicas en vez de un referéndum", ha recordado.

Asimismo, ha destacado que en Cataluña ha pasado "una cosa que allí -Euskadi- no pasó o todavía no había pasado". "Hay millones de catalanes que han desconectado emocional y sentimentalmente de España y eso tiene difícil vuelta".

Por último, ha considerado que el Estado va a seguir "dando pasos" y tras la celebración de la Diada va a entrar en un "ritmo frenético de tratar de interferir y bloquear el proceso" catalán.

Las previsiones

El número de inscritos en la manifestación independentista de la Asamblea Nacional Catalana (ANC) de este lunes, coincidiendo con la Diada del 11 de septiembre, roza los 400.000, ha informado la entidad soberanista, que organiza la movilización con el apoyo de Òmnium y de la Associació de Municipis per la Independència (AMI).

A las 08.00 horas han comenzado los preparativos en la plaza Cataluña de Barcelona, donde se ubica el escenario principal de la manifestación y en el que una pantalla gigante emitirá imágenes de los parlamentos que se realizarán.

Operarios también están montado las estructuras que, en el cruce de la calle Aragó y el Passeig de Gràcia, epicentro de la concentración, albergarán a los fotógrafos y a los operarios de cámara de televisión.

El presidente de la ANC, Jordi Sànchez, indicó que las previsiones de asistencia este año son "enormemente positivas y al alza" y que hay confirmados más de 1.800 autocares para acudir.

Comenta esta noticia
Update CMP