27 de mayo de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

La rotunda medida con la que Cs quiere cortar el grifo público a los exetarras

Los naranjas desean impulsar una reforma para evitar que la actividad de los terroristas fuera de las cárceles no tengan el sustento en el erario público que tanto humilla a las víctimas.

Cortar el grifo de dinero público a los terroristas que salen de prisión. Ese es el objetivo de Ciudadanos, que trata de involucrar a la Unión Europea en el resarcimiento de las víctimas.

Y es que la formación naranja está impulsando una reforma de una directiva europea sobre penas de terrorismo para que los condenados por terrorismo no puedan acceder a empleos públicos al salir de prisión al objeto de evitar que puedan seguir "humillando" a sus víctimas o que utilicen su condición o puesto de trabajo para obtener los fines que buscó con la acción terrorista.

Así lo han señalado el portavoz adjunto en el Congreso, Edmundo Bal, y la eurodiputada de la formación naranja Maite Pagazaurtundua en la Cámara Baja para dar a conocer el informe que justifica la reforma de la citada directiva, que data de 2017, para adaptarla a la realidad actual y con la que se pretende incluir la obligación de los Estados miembros a adoptar las medidas necesarias en aras de ese fin.

 

 

Esta medida no sólo se presenta pensando en sólo los etarras condenados en nuestro país, sino también en un marco europeo en el que conviven la amenaza del yihadismo y la extensión de "los discursos del odio" con el auge de movimiento de extrema derecha. Según ha explicado Bal, el objetivo es que los condenados por pertenencia a un grupo terrorista o por haber perpetrado atentados terroristas vean agravada la pena de inhabilitación para el desempeño de empleo público.

 Una pena que podría ser no permanente

Es decir, que cuando salgan de la cárcel no puedan acceder a ningún puesto de trabajo un puesto de trabajo, por ejemplo, en ayuntamientos "que les resulten políticamente afines" para evitar así que puedan volver a "victimizar otra vez a las víctimas" o seguir "haciendo propaganda" de sus fines "fanáticos".

Desde Cs plantean la necesidad de establecer una pena de inhabilitación superior a la pena de prisión, pues mientras el condenado está en la cárcel ya tiene casi imposible ocupar cargo o empleo público alguno. Eso sí, en el caso de España está pena "agravada" no podría ser permanente porque la Constitución establece que la Justicia debe favorecer la reinserción.

Así, la pena de inhabilitación que promulgan, en consonancia con lo establecido ya en nuestro Código Penal, podría moderarse en supuestos de renuncia a la lucha armada, de perdón a las víctimas, de arrepentimiento y de colaboración con el esclarecimiento de atentados terroristas sin resolver.

 

En este sentido, Bal ha adelantado que la próxima semana Ciudadanos presentará iniciativas pidiendo al Gobierno que lidere este proyecto en la UE dado que España es uno de los países más afectados por la lacra terrorista, reclamándole que lleve a cabo los cambios legislativos oportunos para tal fin y urgiéndole a que emplee a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado para impedir los homenajes que se siguen realizando a terroristas cuando salen de prisión.

No más humillaciones

"Los más importante para los terroristas cuando salen de las cárceles y no se han reinsertado es naturalizar y neutralizar su imagen y aquello por lo que han causado delitos, pero también su patología política", ha dicho, por su parte, Pagazaurtundua.

La también vicepresidenta primera de la Comisión de Libertades Civiles, Justicia e Interior del Parlamento Europeo ha defendido la necesidad de "aprender a defender mejor los bienes públicos" para apuntar que no puede ser que personas que han causado "gravísimos daños" no sólo sean recibidas como "héroes" al salir de prisión, sino que, además, puedan estar en instituciones públicas, puesto que son situaciones "humillantes" para sus víctimas.

 

Comenta esta noticia