19 de octubre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

El sondeo interno que maneja Abascal y los tres errores que comete Casado con él

Con esa encuesta, que aún no ha visto la luz, en el cajón parece normal que el líder de Vox reaccione como lo está haciendo, pero el líder del PP ha cometido tres equivocaciones graves.

"Pablo Casado no sabe qué hacer con Vox. Santiago Abascal se ha convertido en su pesadilla, pero no sabe cómo combatirle".

Es la conclusión a la que llega Casimiro García Abadillo en su columna de El Imparcial, en la que se hace eco de "ha pasado de ignorarle a pedirle que no se presente en las provincias con menos escaños para que la división del voto de derechas no beneficie al PSOE". A saber: "Vuelve a apelar al voto útil, una estrategia defensiva que le dio resultado a Mariano Rajoy en 2016 para frenar el ascenso de Ciudadanos, pero que es dudoso que le funcione a él con Vox". 

Y es que para García Abadillo, el líder del PP ha cometido varios errores, como colocar al mismo nivel a Foro Asturias y a Vox, entre otras cosas porque quiere competir en toda España y ningunearlo no lleva a ninguna parte: "Al revés, fortalece el mensaje de que son necesarios y de que el PP les teme". 

Según Abadillo "es de ingenuos pensar que aceptaría retirarse de las provincias con menos población, porque, si lo hiciera, estaría firmando su sentencia de muerte" y se pregunta en voz alta ¿Si el PP puede representar a los votantes de Vox, entonces para qué sirve Vox? Por no hablar de que en esas provincias con un porcentaje elevado de población rural es donde Abascal puede incluso superar a Casado.

A su juicio, las encuestas están jugando un papel movilizador más que reflejando la realidad (de ahí que algunos periódicos de perfil conservador den mayoría a los partidos de izquierdas, mientras que otros de espectro progresista den a la derecha una ventaja suficiente como para gobernar), pero lo que parece claro es que los resultados van a estar muy igualados, con un ganador: el PSOE.

El PP necesita agitar a sus votantes y desanimar a los de Abascal ofreciéndose como el único partido capaz de echar a Pedro Sánchez pero el objetivo de Vox es bien distinto, según Casimiro: "Lo que pretende es obtener el máximo número de votos y de escaños para poder condicionar la política nacional". 

Así, desvela una  encuesta interna de Vox que no se ha hecho pública y que estima que, en el mejor de los escenarios, podría obtener el 28-A incluso un 20% de los votos, lo que le colocaría en tercer puesto, por delante de Ciudadanos y de Podemos y a escasa distancia del PP. 

El ruido le viene bien a Vox, porque se ha convertido en el enemigo a batir: "Mientras que el PP utiliza a los medios tradicionales, Abascal usa las redes sociales, en las que tiene un éxito innegable".

Admite García Abadillo que "el populismo no es fácil de combatir. Su estrategia consiste en utilizar unas pocas ideas, sencillas, pero poderosas".

Pero el "error más grave de Casado no ha sido pedirle el favor a Vox de que le deje el terreno libre en las provincias menos pobladas, o en ningunearle, sino en no haber sabido dar la batalla ideológica para distinguirse de él".

Por eso concluye que "no basta con agitar la bandera de España (eso ya lo hace Vox), sino que tiene que poner a sus electores ante el espejo de la España que pretende Vox".

Comenta esta noticia
Update CMP