31 de mayo de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

La sonrojante pillada a Rita Maestre, y esta vez no es asaltando una capilla

Rita Maestre, sin asaltar nada

Rita Maestre, sin asaltar nada

La sucesora de Manuela Carmena al frente de Más Madrid en el Ayuntamiento vuelve a ser sorprendida en una embarazosa imagen que rompe las normas de distancia social y pasa esto.

 

 

Rita Maestre es sobre todo conocida por aquel infausto episodio en que, cuando nadie la conocía, se dedicó a asaltar una capilla universitaria, repleta de feligreses, para protestar por la existencia de espacios religiosos en ámbitos públicos. No se la recuerda nada similar con la fe islámica, como tampoco a ninguna feminista protesta alguna por la evidente subordinación de la mujer en determinadas confesiones.

Hace unos días, la portavoz de Más Madrid en el Ayuntamiento de a capital y sucesora de Manuela Carmena en el liderazgo municipal del partido fundado por Íñigo Errejón -de quien fue pareja sentimental hace años-, criticó con alguna razón la imagen de Díaz Ayuso y Almeida en la clausura de IFEMA, de la que ellos mismos se disculparon.

Pero el caso es que ahora la han pillado paseando por Madrid con dos amigas, en plena calle, sin protección alguna tipo mascarilla o guantes y tan pegadas como en la canción de Sergio Dalma, lo que contradice las normas de "distanciamiento social" tan recalcadas por el Ministerio de Sanidad:

 

 

La estampa, que no es muy edificante a efectos pedagógicos pero se corresponde con miles similares que cada día se ven ya en ciudades de toda España, tiene un contexto más inquietante: coincide con la campaña viral, alimentada por la propia Maestre, para desalojar a Ayuso y a Almeida de la presidencia y alcaldías madrileñas. Incluso han creado un TT exigiendo un 155 para Madrid por haber solicitado el avance hacia la Fase 1.

Y para que no falte nadie a la fiesta, el propio Errejón se ha sumado. El mismo que no dice nada de las mentiras con que a diario el Gobierno intenta disimular la mortandad en España; el mismo que acepta el oscurantismo sobre las cifras reales de muertos en España; el mismo que mira para otro lado tras demostrarse que el Gobierno conoció la alerta sanitaria en enero y no hizo nada durante 44 días, ahora sí dice algo por un tema menor: 

 

 

Más que doble vara de medir, en casos así se percibe una aparatosa dificultad para aplicar un poco de pudor y otro poco de decencia a los hechos: Madrid, pida lo que pida, solo podrá hacer lo que permita el Ministerio de Sanidad. Ése que prohíbe pasear de la manita por la calle. Por cierto.

Comenta esta noticia