25 de septiembre de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

A Sergio Ramos ya solo le queda la cara por tatuarse

Ramos

Ramos

Este fin de semana, el capitán del Real Madrid ha mostrado a sus seguidores su nueva obra de arte marcada en el pecho, que hasta entonces estaba en blanco.

A excepción -esperemos- de sus partes delicadas y la cara, a Sergio Ramos solo le quedaba un lugar en el que tatuarse. Este fin de semana ha llenado su pecho con el nombre de su nuevo hijo (Máximo Adriano) y también un Cristo cuyos ojos son dos R. El de Camas suma de esta manera casi medio centenar de ilustraciones en su piel.

Ramos siempre ha ido mostrando en sus redes sociales lo que se tatuaba. Muchos emotivos y otros algo más extravagantes, lo cierto es que todos sus tatuajes reflejan algún momento importante para el camero. En la ingle tiene uno inspirado en una obra de Banksy, artista mundialmente conocido. En el último que se hizo escribió en su pecho el título de las memorias de Neruda. Años antes, decidió que en su piel siempre permaneciera un cuadro de Salvador Dalí.

 

 
 
 
Ver esta publicación en Instagram
 
 

Gym time

Una publicación compartida de Sergio Ramos (@sergioramos) el

Famosos son los números que se tatuó en los nudillos de una de sus manos. "Son los números que han marcado mi vida en el color más puro". Se trata de los dorsales de sus primeros partidos con el Sevilla -35 y 32- y el dorsal de su primer encuentro con la selección española. Se añade en un cuarto dedo el +90, minuto en el que marcó en la final de la Champions League contra el Atlético de Madrid.

También lleva en su cuerpo tatuajes en recuerdo y como homenaje a las víctimas del atentado del 11-S de Nueva York o las del 11-M de Madrid. Sergio Ramos es un adicto a la aguja y siempre ha confiado en el tatuador Rodrigo Gálvez, que también dibuja la piel de otros deportistas como Jesé, James Rodríguez o los hermanos Hernángómez.

 

Comenta esta noticia