Valencia Basket se divierte en el filo de la navaja

Valencia Basket siguió en la senda de las victorias sufridas ayer ante Breogán

Valencia Basket siguió en la senda de las victorias sufridas ayer ante Breogán

Con el de ayer frente al Breogán ya son siete de los ocho partidos de Liga Endesa decididos por cuatro puntos o menos en los que los taronja han salido victoriosos, algo siempre fundamental.

Pese a la palpable relajación que posibilitó que en su encuentro de ayer Valencia Basket viera complicarse hasta extremos insospechados una victoria que durante tres cuartas partes del desarrollo del mismo parecía poco menos que garantizada, el choque disputado este sábado en la Fonteta reafirmó a los taronja  torno a una de sus más productivas convicciones: la de desenvolverse como pez en el agua en los tramos finales de partido que incluyen últimos minutos no aptos para cardiacos.

Si bien circunstancias como la relativa a este último duelo pueden llevar aparejada cierta dosis de preocupación en torno a un equipo algo irregular en determinadas fases de la campaña, no es menos cierto que esa buena gestión de los tramos postreros con el marcador equilibrado representa uno de los mejores augurios posibles de cara a un playoff para el que el  cuadro de Ponsarnau ya ha certificado su clasificación, siendo ésta precisamente otra de las consecuencias positivas de la jornada de este fin de semana. 

Repasando esta bien ganada condición de "clutch team", expresión americana que define a aquellos - ya sean equipos o jugadores - que destacan a la hora de finalizar con éxito esos precisos finales de partido, de justicia es retrotraerse a los comienzos del presente curso. Sam Van Rossom, con un triple sobre la bocina en pista de Obradoiro (78-81) y otro a falta de 30 segundos en la de Estudiantes (79-83) se erigía precisamente en ese providencial "clutch player"; aunque el juego del equipo por ese entonces no convencía, la capacidad de apuntalar victorias en duelos de máximo equilibrio ya comenzaba a quedar patente. 

Pero es la segunda vuelta la que más pródiga está resultando en triunfos de infarto. Ya en la primera jornada San Pablo Burgos vio como se le escapaba in extremis el poder dar la sorpresa en la Fonteta (94-92). Posteriormente, Delteco GBC sufría en sus propias carnes la calidad de un hombre acostumbrado a decidir en estas situaciones como Fernando San Emeterio en su propia cancha (66-67). Después de remontar en Andorra en el marco de otro tan trabajado como agónico éxito (72-73), estas dos últimas jornadas no han hecho sino profundizar en la dificultad de los rivales para afrontar ante los taronja un final de encuentro bajo esos parámetros.

En primer lugar, la víctima sería otro habitual en estas cuestiones, el Tecnyconta Zaragoza. Habituado de la misma forma a resolver en apretadas circunstancias, los de Porfi Fisac no pudieron con la defensa visitante en las postreras posesiones de un gran duelo (89-91). Ayer Breogán, a pesar de casi llevar a cabo una gran remontada - no la llegó a culminar al no ponerse por delante - tampoco logró acertar con esa tecla que tan bien dominan los taronja (83-82). Y es que únicamente el poderoso FC Barcelona ha sido capaz de ganar por ese mismo margen de un punto a Valencia Basket… pero eso fue en el pasado mes de octubre. La historia, ya en playoff, bien podría cambiar.

 

Comenta esta noticia
Update CMP