Santa Faz: no mentirás

Alguien no está contando la verdad sobre el futuro del Monasterio que alberga el lienzo con la imagen más reconocida de Cristo y al que anualmente peregrinan más de 200.000 alicantinos.

Inaudito. El lienzo venerado en todo el mundo como imagen más probable del rostro de Cristo permaneció la noche de este sábado sin custodia durante varias horas, el tiempo que medió entre la vergonzante salida de las últimas monjas de clausura del caserío y la orden del alcalde de Alicante para que la Policía Local custodiara el templo más venerado por los alicantinos, ya sean estos fieles, descreídos o directamente agnósticos.

La Santa Faz es para los alicantinos como la Virgen de los Desamparados para los valencianos. Con ella no se juega. No importan los sentimientos religiosos. La Santa Faz es una tradición ancestral, con cinco siglos de vida en la pedanía alicantina.

La decisión de enviar a Cieza a las cuatro monjas -”monjitas” para los alicantinos- ha dejado al caserío sin custodia hasta que el alcalde Luis Barcala, advertido de la anticipada salida de las religiosas (programada inicialmente para el martes que viene y ejecutada de noche y entre lágrimas en la noche del sábado), ha tomado cartas en el asunto. La Policía Local ha custodiado el lugar, al que después (¿por qué no antes?) el Obispado ha enviado a algunos seminaristas mayores.

No está claro de quién ha partido la decisión de abandonar a la reliquia. Parece ser que hay una orden del Vaticano de cerrar los conventos con menos de cinco religiosas. En Alicante habían cuatro. Pero también estaba con ellas la imagen captada supuestamente por la Verónica, y eso no sucede en todos los recintos religiosos susceptibles de ser clausurados por esta disposición. ¿No hubiera sido más sencillo traer a una monja de fuera para completar el quinteto? ¿Por qué el obispo Jesús Murgui no ha mostrado mayor diligencia en este asunto, de una enorme sensibilidad religiosa y social, en el que parece haber ido claramente a remolque? ¿O alguien le ha puenteado?

Los rumores se han extendido por la ciudad de Alicante. ¿Quieren hacer un hotel en el monasterio? ¿Un museo? ¿Hay intención de trasladar a la reliquia? La inquietud es tal que hasta el alcalde se ha visto obligado a emitir un comunicado llamando a la calma y asumiendo el control del recinto, vista la negligencia de las autoridades religiosas, que han dejado sin custodia durante horas a tan importante reliquia de la cristiandad. Los movimientos de recogida de firmas y otras medidas que fuercen a la vuelta de las “monjitas” se suceden. Con el apoyo de políticos del PP y del PSOE. Esto va de alicantinidad.

Faç divina, misericordia.

 

Comenta esta noticia
Update CMP