19 de septiembre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

La gran idea del hermano economista de Garzón: expropiar hoteles y restaurantes

Como medida para combatir la estacionalidad del empleo y repartir la riqueza en las zonas turísticas, propone el control público de establecimientos hoteles y locales de restauración.

No es la primera que la lía con sus declaraciones, pero sin duda también resulta de lo más llamativa. Eduardo Garzón, el hermano economista de Alberto Garzón, líder de IU, suelta de vez en cuanto alguna disparatada soflama inspirada en lo más rancio de la filosofía de la economía planificada. Pero durante una visita a Canarias para apoyar a los candidatos de la coalición, se ha superado a sí mismo reclamando ni más ni menos que la nacionalización de hoteles y restaurantes.

En una entrevista con el periodo local Diario de Avisos, ante una pregunta sobre el paro persistente en Canarias, que no baja del 20%, ni corto ni perozoso Garzón apostó por "la colectivización de determinados sectores estratégicos en el turismo".

Al más puro estilo comunista, Garzón justificó la expropiación afirmando que "los ingresos del turismo se concentra en las empresas turísticas", de manera que "si logramos que los ayuntamientos tengan la propiedad, no necesariamente total sino parcial, de determinados sectores estratégicos como pueden ser los restaurantes situados en las playas y en los hoteles, se lograría ingresar el suficiente dinero para después crear empleo público en otros sectores donde es necesaria cubrir la demanda", añade. 

Gestión sin ánimo de lucro y los beneficios, para la Administración

A la entrevistadora le costaba creer la idea de Garzón y le pregunta que si lo que está proponiendo es que los restaurantes de zonas turísticas sean gestionados por los Ayuntamientos. Garzón, sin remilgos, le contesta que la empresa privada podrá gestionar la propiedad, pero no sus beneficios. "Si hay un solo restaurante en una playa es un monopolio y debería ser parte de todo el mundo, precisamente porque está ocupando un espacio público. Mire, la clave no es la gestión sino la propiedad. Lo podrá gestionar cualquier empresa dedicada a este tipo de actividad, pero los beneficios tendrían que ser, ya le digo no total sino parcialmente, de la administración pública", explica.

"¿Y qué empresa privada va a gestionar un negocio del cual no va a obtener beneficios?", le pregunta la entrevistadora como es lógico. "Pues por eso le digo que tenga una parte minoritaria del negocio o directamente acabar con el beneficio empresarial porque en realidad para poder gestionar un restaurante no necesitas que haya un incentivo de lucro, simplemente basta con con ofrecer un servicio de calidad", retama su delirante argumentación Garzón.

 

Comenta esta noticia
Update CMP