22 de septiembre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Bélgica rebaja el nivel de alerta con polémica por los dos terroristas huidos

El nuevo nivel de alerta será de 3.

El nuevo nivel de alerta será de 3.

El Gobierno vivió este jueves otra mala jornada con la dimisión fallida de los ministros de Interior y Justicia y nuevas informaciones en torno a los hermanos Ibrahim y Jalid Bakraoui.

A pesar de que se cree que podría haber dos terroristas huidos, uno del aeropuerto y otro de la estación de Metro de Maelbeek, el Gobierno de Bélgica ha tomado una decisión que ha suscitado una gran polémica.

Las autoridades han decidido rebajar el nivel de alerta por amenaza terrorista del 4, el máximo, al 3. Y ello sólo dos días después de los atentados que dejaron al menos 31 muertos y 300 heridos en dos ataques al aeropuerto y a una estación de metro de Bruselas.

Así lo anunció el ministro de Interior belga, Jan Jambon, en un aparte de una reunión de ministros de Seguridad y Justicia de la UE, convocada con carácter de urgencia tras los atentados.

El nivel 3 de alerta supone que el riesgo sigue siendo "grave", porque la amenaza de un atentado terrorista es "posible y verosímil".

Precisamente Jambon fue uno de los dos ministros que este jueves presentó su dimisión al primer ministro belga, Charles Michel, junto con el de Justicia. No obstante Michel rechazó ambas.

Lo hicieron horas después de que Turquía asegurara que deportó en 2015 a Bélgica a uno de los terroristas suicidas del aeropuerto, Ibrahim Bakraoui, que fue expulsado del territorio turco tras haber sido detenido cuando intentaba entrar de forma ilegal en Siria. 

Este jueves también se ha sabido que su hermano, Jalid Bakraoui, que se inmoló en el Metro, fue puesto en libertad por un tribunal después de que violara las normas de la libertad condicional a las que estaba sometido por mantener contactos con antiguos compinches, según informó el fiscal de la ciudad belga de Mons, Christian Henry, al diario De Morgen.

Jalid fue detenido en mayo de 2015 cuando la Policía descubrió que estaba hablando con un viejo cómplice dentro de un vehículo que llamó la atención de los agentes porque estaba mal aparcado. Esta conversación contravenía una de las condiciones de la libertad condicional bajo la que se encontraba el terrorista, y que le fue impuesta en 2013.

Sin embargo, un magistrado decidió su liberación porque Bakraoui no había quebrantado el resto de condiciones: estaba buscando empleo, se ponía habitualmente en contacto con el supervisor responsable y no mostraba señales de radicalización.

Comenta esta noticia
Update CMP