El proxeneta: paso corto, mala leche

Como dice el ´músico´: ”Ninguna mujer nace para puta, simplemente les damos caza. Como una araña, vamos tejiendo la red”

El pasado 6 de junio se proyectó en el auditorio municipal de Paiporta, en la comarca valenciana de l´Horta, el desgarrador documental ´El proxeneta. Paso corto, mala leche´, con un posterior e interesante debate con su directora y productora Mabel Lozano. El evento estaba organizado por las asociaciones Esclavitud XXI y Silla Vacía Valencia a iniciativa de la Policía Local de Paiporta, muy concienciada con la problemática, con el debido respaldo de su Ayuntamiento.

Miguel, apodado ´el músico´ es un ex proxeneta que fue dueño de doce de los más importantes macro burdeles de España. Cuenta en primera persona, de forma precisa y sin escrúpulos, cómo ha evolucionado la prostitución y la trata de personas en España y en el mundo y la rentabilidad que le produjo el negocio. Algo curioso, extraño, pero interesante para las personas que quieren saber los detalles de la actividad y aquellas formas en las que se puede combatir.

El documental es tan claro e impactante que sacude el alma, la empatía sale por los poros de la piel, por lo que se le debería dar una gran difusión y ser proyectado en todos los Ayuntamientos para concienciar y sensibilizar a la sociedad. Son acciones muy interesantes que alertan de los peligros que entraña la prostitución. En este artículo no desvelaré su contenido, pero si lo recomiendo, al igual que su libro ´El proxeneta´ Editorial Alrevés.

Sorprende que ´el músico´ fuera sentenciado y condenado a 27 años de cárcel por prostitución coactiva, captación y explotación de trata de personas y solo haya cumplido un total de 3 años de dicha condena, después de haber traficado con más de mil setecientas mujeres, incluidas menores, con fines de explotación sexual a las que consideraba mercancías, mercancía que no había que dañar por los sustentos económicos, como si fuera “porcelana china”. De ahí que la directora reclame al Gobierno español una Ley integral contra la trata de personas y condene “todas las caras del proxenetismo”, ante el silencio que acompaña este delito.

Durante el debate posterior un asistente del público, porque en el aforo del auditorio también acudieron hombres, uno de ellos formuló una pregunta a Mabel Lozano que me pareció muy acertada: “¿El músico realmente está arrepentido de haber sido un proxeneta o está ironizando con el tema?”. La respuesta de Mabel Lozano fue contundente, afirmando que estaba completamente arrepentido porque al final había humanizado a las mujeres prostituidas y ya no las veía como mercancía sino como personas con sentimientos.

También reconoció que las campañas de concienciación y sensibilización que hizo al principio, luchando contra la trata de personas y la explotación sexual, fueron erróneas, porque aparecían mujeres atadas o encadenadas y esas imágenes no se ajustan a la realidad. Incluso los proxenetas se reían preguntando dónde estaban esas mujeres, que en su prostíbulo no tenía a ninguna mujer encadenada, que eran libres.

Las cadenas no eran visibles, pero estaban en la mente de todas ellas, porque debían pagar la deuda contraída con su proxeneta al haberlas traído de su país a España, mediante promesas incumplidas o por necesidad al venir de países muy pobres. Cada caso es una problemática distinta.

Cuando empezaban a no ser rentables las amenazaban o coaccionaban, y finalmente empleaban la agresión física, brutales palizas. Ya saben, meter el miedo en la mente.
No seamos cómplices, porque como dice el músico: ”Ninguna mujer nace para puta, simplemente les damos caza, como una araña vamos tejiendo la red”.

Todo lo que sea una lucha para mejorar y erradicar delitos en los que se protege la dignidad de las personas y la libertad, son sin lugar a dudas medidas que deberían hacer cambiar y endurecer las leyes y concienciarnos a todos de las actividades criminales que se ejercen por doquier en todo el mundo.

También aquellas que sabemos que incluso se convierten en organizaciones criminales que no solo tratan la prostitución como reclamo económico sino que también están dedicadas a todo tipo de delitos, siendo obviamente grupos de poder peligrosísimos en los que las mujeres son los último peldaños de la cadena.

Por otra parte dentro del arrepentimiento es curioso cómo funciona el ser humano. Primero eres un ser frío, que te da igual las mujeres que pasen por tus propias decisiones, las cuales te dan ganancias que nunca podrías tener con un trabajo digno o normal. Después resulta que, tras engordar la cuenta bancaria y conseguir no solo poder, sino también influencias, y ventajas, parece ser que viviendo una vida cómoda y pensando en lo que has hecho, pues claro… los remordimientos aparecen, y decide esa persona que Dios le perdone, que todo el mundo lo comprenda, el bienvenido “arrepentimiento”. Queda muy bien, eso sí, pero hay diversas opiniones al respecto.

Es como ser un sicario, cometer cien asesinatos y después decir que claro, ¡pobres familias! que finalmente se retira del oficio despreciable porque lo ha iluminado Dios, los extraterrestres de Saturno o algún ser divino, mágico.

Es muy posible que la mayoría de estos arrepentidos no cambien nunca su verdadera naturaleza, pero la demagogia es lo que se lleva hoy día y da buenos resultados, miren la política. ¿Es posible que finalmente alguien así sea una buena persona?... Tal vez deberían de haber ido las víctimas a ver qué opinaban. Por otra parte el comportamiento humano es impredecible y sorpresivo.

Si decirles que fue un acto interesante, en el que se abre la mente y que te hace pensar realmente en el problema. Felicidades a la organización.

*Grupo EmeDdona.

Comenta esta noticia
Update CMP