20 de septiembre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

El despropósito de la renta universal

El autor sostiene que la renta básica no tendría sentido ni siquiera suprimiendo el resto de servicios y subsidios sociales. Y no sólo por su enorme coste de casi 200.000 millones al año.

El Servicio de Estudios del BBVA ha presentado un Estudio bien interesante con respecto a esta propuesta que apoyan entre otros grupos políticos Podemos.  Esa renta básica universal para acabar con la pobreza tendría un coste de casi 190.000 millones de euros al año.  Algo más del 17% del PIB. Obligaría a aumentar la presión fiscal en casi 18 puntos, es decir, a pagar prácticamente la mitad de lo que ganamos en IRPF.

¿De dónde viene todo esto? Si uno mira la historia, viene de dos liberales: Milton Friedman y Modigliani ¿Qué decían ellos? Hagamos una renta básica pero exclusiva. Quitamos todos los otros mecanismos de apoyo y los sustituimos por una renta básica.  De suerte que cada individuo por serlo, tiene derecho a una renta mínima conectada con el Impuesto sobre la Renta. Era el Impuesto Negativo sobre la Renta. Pero lo que piden hoy algunos grupos es la renta mínima además de todo lo demás.

El Estado tendría un gasto que sería esa Renta, pero a cambio de quitar todos los demás organismo sociales

Y habría que añadir que lo que pedían Friedman y Modigliani ahorraba todos los organismos del Estado, que desaparecerían con aquel plan. Todo tipo de entidades de tipo social desaparecerían. El Estado tendría un gasto que sería esa Renta, pero a cambio de quitar todos los demás. Y lo que decía Friedman es: implementemos esto (ya que desaparecerían también las ayudas a educación y sanidad) con un bono escolar y con un bono sanitario. Entonces las familias escogerían dónde quieren que estudien sus hijos y donde quieren ser atendidas.  Pero imaginemos lo que es quitar todo el resto de gastos.

¿Cuál es el problema de esto (incluso del plan de Friedman)? Imaginemos la cantidad de gente que pasaría a ser un receptor profesional de rentas. Ese es el problema: todo el mundo pasaría a ser dependiente. Incluso en la propuesta de Friedman.  El origen de la Renta básica es: la Administración determina un nivel mínimo de pobreza, la que sea, por ejemplo 1000 euros. Toda persona que no llegue a estos 1000 euros ¿Qué hace el Estado? Le aplica un tipo impositivo para que llegue a esos 1000 euros. O si su renta es cero el tipo máximo sería 50-56%, pues le doy 560 o 500 euros. Entonces su renta son 500 euros. La clave de esta propuesta es que no desincentivaba -si alguien pasaba a cobrar un poco- el que la persona se introdujese en el mercado laboral.

El daño enorme de la propuesta que pretenden llevar adelante desde el centro hasta la izquierda es el desincentivo tan grande que introduce en la sociedad

El daño enorme de la propuesta que pretenden llevar adelante desde el centro hasta la izquierda es el desincentivo tan grande que introduce en la sociedad esta dependencia del Estado. Imaginemos según las cifras que nos ha dado al respecto el BBVA: 7500 euros al año por adulto y 1500 euros al año por menor de edad. Una pareja que tenga dos hijos está recibiendo 18000 euros al año, así, de entrada. Todo esto sin quitar todos los programas de ayudas sociales existentes. 

Imaginemos un chaval que vive con sus padres, tiene 20-25 años y que recibe 7500 euros al año porque ya es adulto ¿Qué incentivo tiene ese chico con 7500 euros al año? ¿Qué incentivo tiene con 600-700 euros al mes para podérselos gastar en ocio todos los meses teniendo la casa pagada? La respuesta es ninguno.

El descontrol sobre los incentivos que introduce esto en una economía, introduce también a su vez una caída de la Renta, en el PIB, en el crecimiento… que no nos podemos imaginar los daños. Esto tiene costes mucho más allá de los 190.000 millones de aumento del gasto. Tiene costes muy serios para una sociedad.

 

 

Comenta esta noticia
Update CMP