11 de diciembre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

¿Puede el PSOE recordar a las víctimas del terrorismo tras pactar con Bildu?

Los trinos del día, a veces melódicos y a veces rebuznos, abarcan todas las modalidades: unos irritan, otros indignan y otros divierten. Juntos, resumen la actualidad de una forma peculiar.

 

 

 

Pons, el PSOE y el terrorismo

 

El eurodiputado del PP Esteban González Pons ha puesto letra a una canción que suena mucho en el PP, y en una porción no menor de la sociedad española, a cuento de la moción de censura que ha elevado a Pedro Sánchez a la presidencia pese a sus dos derrotas electorales y a estar a 53 diputados de quien le ganó por goleada en ambas ocasiones. Los dos votos de Bildu, la nueva Batasuna, fueron clave para ese ascenso, contradiciendo lo que el propio PSOE había anunciado en reiteradas ocasiones: que jamás llegaría a La Moncloa con ciertos apoyos. Y claro, las contradicciones dejan un reguero y alimentan respuestas como ésta:

 

 

Y es que en adelante los socialistas van a tener bastante más difícil reivindicarse como muro de contención del secesionismo e, incluso, jugar el papel que sin duda le pertenece como muro de contención del terrorismo, que tantas víctimas dejó en sus filas. Este fin de semana, sin ir más lejos, se han sucedido homenajes a etarras en sus pueblos de orígenes sin que el nuevo Gobierno haya levantado la voz. Otegi, mientras, acaricia un gatito.

 

Rufián enumera las exigencias a Pedro

 

De la dependencia de La Moncloa del soberanismo no hay duda aritmética: Sánchez es presidente por los votos de Puigdemont, Junqueras y Otegi. Sin ellos, sumados a los de Podemos, jamás hubiera alcanzado una presidencia que las urnas le negaron clamorosamente dos veces. Al PSOE le molesta este recordatorio y pretende comportarse como si no fuera cierto o relevante, pero lo es. Tanto como la evidencia de que esos respaldos no será gratis.

 

 

Más allá de que algunos siguen sin entender eso de la separación de poderes y exigen que las decisiones política anulen las judiciales -imaginene ese 'razonamiento' aplicado a la Gürtel-, el líder de ERC enumera la factura que ya le están pasando a Sánchez por aceptar su aterrizaje forzoso en el poder. Hacerlo a cualquier precio comporta que le pongan un precio muy alto quienes le han ayudado con un único fin: que sus pretensiones sean más fácil de alcanzar. Rufián no engaña.

 

¿Qué hiciste, Pedro?

 

El último tuit del día lleva la firma de Girauta, portavoz de Ciudadanos, que ha difundido un vídeo viral ciertamente escandaloso: en él se ve a un senador de ERC revelando las concesiones que Pedro Sánchez ya le iba a hacer al independentismo, supuestamente, en 2016, cuando tras perder las Elecciones de nuevo intentó ya ser presidente a toda costa. Las imágenes y el audio no tienen desperdicio:

 

 

Si algo da verosimilitud a este discurso es que, al final, el acuerdo se ha cumplido. Sánchez es presidente por esos votos que dijo siempre rechazaría, y no por los de los españoles en las urnas. Ahora cobra sentido, definitivamente, la revuelta interna del PSOE para quitarle de la secretaría general: si los Javier Fernández y compañía hubieran explicado en su momento la razón real de su reacción -evitar un pacto con el soberanismo-, tal vez Sánchez ni hubiera ganado las Primarias ni sería ahora presidente por accidente.

 

Comenta esta noticia
Update CMP