18 de septiembre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Trapero entra en pánico al saber que este viernes puede dormir en la cárcel

Trapero y su sucesor tienen cita este viernes en la Audiencia Nacional. El primero, imputado. Ferrán López como testigo.

Trapero y su sucesor tienen cita este viernes en la Audiencia Nacional. El primero, imputado. Ferrán López como testigo.

La juez de la Audiencia Nacional vuelve a llamar al exmayor de los Mossos y encima le imputa un nuevo delito de sedición. Las revelaciones del coronel Pérez de los Cobos le han acorralado.

El oscuro horizonte penal que pesa sobre el exmayor de los Mossos, Josep Lluís Trapero, puede volverse este viernes negro del todo. Trapero ha sido llamado de nuevo a declarar ante la juez de la Audiencia Nacional, Carmen Lamela, imputado además desde este lunes por un nuevo delito de sedición, que se suma a los que ya pesan sobre él: rebelión, otro de sedición y malversación de fondos públicos.

Sin embargo, la comparecencia de Trapero sí va a ser decisiva para su futuro penal, no como ocurrió el pasado 16 de octubre cuando salió libre del órgano judicial. Fuentes jurídicas consultadas por ESdiario no descartan incluso su ingreso en prisión. Y es que mucho han cambiado las circunstancias desde que el exjefe de la policía catalana se sentase ante la juez Lamela.

Fue ese 16 de octubre cuando tras ser interrogado por el papel de los agentes de los Mossos durante el acoso a la Guardia Civil en la Consejería de Economía, Lamela le dejó en libertad. Le impuso, eso sí, medidas cautelares como la retirada del pasaporte y la obligación de fichar todos los meses en sede policial.

Pero este viernes, sobre la mesa de la magistrada hay muchas e importantes novedades sobre el verdadero papel jugado por Trapero en el procés.

En primer lugar, los audios que ha aportado en las últimas semanas la Guardia Civil sobre los pinchazos telefónicos entre los cerebros del 1-O. En uno de ellos, entre el número dos de Oriol Junqueras, Josep María Llové, y el arquitecto jurídico del procés, Carles Viver, ambos revelaban que Trapero tenía la decisión tomada de sabotear la operación policial de Interior contra el referéndum ilegal.

Ésa es precisamente la segunda gran arma jurídica de que dispone ahora la juez. El testimonio, el pasado viernes y en calidad de testigo, del coordinador del Ministerio del Interior para impedir el 1-O, Diego Pérez de los Cobos. Y el testimonio del coronel de la Guardia Civil fue demoledor.

Desveló que los mossos desplegados se distribuyeron "de forma irracional, diseminada y atomizada en binomios de dos agentes", que además, estaban "aislados y sin vehículos". "Si sumamos todo eso no me cabe duda de que las instrucciones superiores de los Mossos estaban encaminadas a impedir el cumplimiento de las órdenes judiciales", le confesó Pérez de los Cobos a la magistrada.

Incluso, reveló que el actual jefe de los Mossos, Ferrán López, -citado también como testigo este viernes- le envió un email reclamando el refuerzo de la Policía y la Guardia Civil, y luego envió otro anulando la petición. Cabe recordar que por estos mismos hechos el exconseller de Interior, Joaquín Forn, está en prisión por orden el magistrado del Supremo, Pablo Llarena.

Comenta esta noticia
Update CMP