25 de noviembre de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

El Constitucional obliga al ministro de Cultura a promover los toros quiera o no

El ministro de Cultura.

El ministro de Cultura.

Una sentencia de 2016 del Tribunal de Garantías desautoriza las declaraciones de Uribes tras manifestar públicamente: "Yo no debo fomentar ir a los toros; al teatro sí, es pacífico".

 

El Constitucional no tiene dudas: según la legislación española vigente es obligación del ministro  José Manuel Rodríguez Uribes no sólo respetar la Tauromaquia como Fiesta Nacional sino fomentar la misma desde su responsabilidad al frente de la cartera de Cultura. Por más que este lunes proclame en una entrevista en El Mundo: "Yo no debo fomentar ni recomendar ir a los toros".

Así lo determinó en su sentencia 177/2016, donde el Pleno del Tribunal de Garantías concluyó que "la preservación de la Tauromaquia como patrimonio cultural supone la imposición del deber de los poderes públicos  de garantizar la conservación y promover su enriquecimiento, de acuerdo con lo previsto en el artículo 46 de la Constitución Española".

Y Uribes debe hacerlo, además, a través de las medidas específicas recogidas en las normas que protegen la "salvaguardia del Patrimonio Cultural Inmaterial" de nuestro país. 

El Constitucional zanjó así la polémica surgida tras la aprobación, el 3 de agosto de 2010, de la ley de la Generalitat que prohibió las corridas de toros en Cataluña y que el Partido Popular recurrió ante la Justicia. Seis años más tarde, el Constitucional admitió el recurso planteado por los populares y fijó la doctrina vigente en España  que anuló la norma catalana -al considerar que invadía competencias propias del Estado en materia de Cultura- y que, ahora, el ministro Uribes contraviene con sus declaraciones.

La mayoría de los magistrados, con Encarnación Roca como ponente a la cabeza, coincidieron en la inconstitucionalidad de una ley aprobada por el Parlamento catalán con la que se "menoscabó" la potestad del Gobierno central para la "preservación del patrimonio cultural común" en tanto que trataba de impedir en Cataluña el ejercicio de una competencia estatal dirigida a "conservar esta tradición cultural". Sólo tres del total de los 11 miembros del tribunal emitieron un voto particular para desmarcarse de sus compañeros: la vicepresidenta Adela Asua Batarrita, Fernando Valdés Dal-Ré y Juan Antonio Xiol Rios.

Para el Tribunal Constitucional resultó "incontrovertido" que la tauromaquia "tiene una indudable presencia en la realidad social de nuestro país" y que al ser una "expresión más de carácter cultural" puede formar parte del "patrimonio cultural común" que justifica "una intervención del Estado dirigida a su preservación". "Se trata de garantizar que aquellas tradiciones implantadas a nivel nacional se vean complementadas y enriquecidas con las tradiciones y culturas propias de la comunidades autónomas", abundó el fallo.

Polémicas declaraciones

En una entrevista concedida este lunes al diario El Mundo, el actual titular de Cultura responde al matador de toros Pablo Aguado: "No debo recomendar ir a los toros". En la misma, el ministro socialista asegura: "Yo tengo respeto por la tauromaquia, como no puede ser de otra forma" pero, a continuación añade que no puede recomendar acudir a las plazas. Unas declaraciones que han suscitado la polémica zanjada por el Tribunal Constitucional sobre el papel de las autoridades públicas en la materia.

Por su parte, la Unión de Toreros ha recordado, parafraseando al propio Tribunal Constitucional,  que eliminar la "sangre" y la "suerte de la muerte" en la tauromaquia sería "una desfiguración" de la Fiesta Nacional hasta hacerla irreconocible y, por consiguiente, "vulneraría la competencia estatal" prevista para su protección.

Comenta esta noticia
Update CMP