20 de marzo de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

¿Es realista la reducción del 35% de emisiones de CO2 acordada por la UE?

La Unión Europea quiere ser adalid de la defensa de la sostenibilidad del planeta, y el acuerdo alcanzado la semana pasada sobre emisiones de CO2 es una muestra más de ello. ¿Es sostenible?

El Consejo de Ministros europeo de Medio Ambiente acordaba el martes pasado reducir en un 35% las emisiones de CO2 de sus automóviles para 2030, pero la negociación fue un duro tira y afloja de más de 13 horas en las que había posturas encontradas entre los distintos países, puesto que hablamos de un condicionante muy importante para una industria clave en el viejo continente.

Los coches están siendo castigados como si fueran los primeros causantes del efecto contaminante, y por tanto son los principales afectados por la medida, con el consiguiente impacto en la industria automovilística europea, pero los gobernantes deberían tener presente su importancia en el tejido industrial de la vieja Europa. El comisario de Energía y Acción Climática, Miguel Arias Cañete ha defendido el acuerdo y ha instado a iniciar las negociaciones con la Eurocámara con esas bases.

La importancia de la industria del automóvil para la economía y el empleo en Europa deben llevar a ser flexibles a la hora de exigir a los fabricantes su adaptación a los objetivos medioambientales. Sus modelos híbridos o eléctricos no tienen todavía una demanda suficiente que les permitan mantener sus beneficios si se aplican unos objetivos de reducción de emisiones contaminantes excesivos, como parece el 40% por el que aboga el Parlamento Europeo.

Esta pasada semana se ha impuesto una tesis intermedia a la postura que defendían, por un lado, Alemania y los países del Este –partidarios de limitar el recorte al 30%– y, por otro, el grupo de países que, como Francia, Italia o los nórdicos, reclamaban una mayor ambición y apostaban por una meta de al menos el 40%. En conjunto, el texto finalmente aprobado ha sido respaldado por 20 países, mientras que cuatro han votado en contra y otros cuatro se han abstenido, lo que da un poco de aire al sector.

Comenta esta noticia