14 de noviembre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT
ADJUNTA AL DIRECTOR ELY DEL VALLE

Aporta tu grano con una buena eficiencia energética en el hogar

El compromiso con el medio ambiente es un asunto de estado, pero con el compromiso de todos en el consumo cotidiano de nuestras casas podemos tener un gran impacto.

La preocupación medioambiental por el calentamiento global y el cambio climático es un asunto que impregna todos los ámbitos de actuación hoy en día, y por mucho que las políticas gubernamentales y empresariales sean la clave a la hora de conseguir grandes guarismos, la responsabilidad es cosa de todos, y con pequeños gestos diarios de eficiencia energética podemos conseguir que nuestra huella sea mucho más ecológica.

Teniendo en cuenta que casi la mitad del gasto energético de un hogar en invierno procede de la calefacción, y con el frío llamando a la puerta, este elemento resulta el de mayor impacto a la hora de planificarnos. Es por ello que Naturgy ha desarrollado una serie de consejos para gestionar de forma eficiente la energía de tu hogar y ahorrar en la factura del gas y de la luz. Optimizar el gasto energético con estos consejos eficientes será muy rentable y entre todos contribuiremos también a una mejor preservación del medio ambiente. 

Lo primero que debemos tener en cuenta es que hasta el 30% de las pérdidas de calor se produce por las ventanas, por lo que para ahorrar sería conveniente instalar una doble ventana o sustituir el vidrio y la carpintería por otras más eficientes. Además, un correcto aislamiento de las fachadas es esencial para mantener la climatización de tu hogar sin necesidad de gastar más energía. El 80% de las viviendas en España carece de un aislamiento adecuado y casi el 70% de esas pérdidas de energía se producen por la fachada o la cubierta. Bien es cierto que esto puede ser un problema estructural de difícil y costosa solución.

 

Para ahorrar en calefacción, ajusta el termostato entre 19ºC y 21ºC durante el día y durante la noche o cuando no estés en casa, ¡no lo apagues! Ponlo entre 15 y 17ºC. En verano, si tienes aire acondicionado procura ajustar el termostato a una temperatura de entre 24 y 26 grados. El agua caliente es el siguiente consumo de mayor gasto en nuestros hogares, responsable del 26% de la factura que pagamos, así que ducharse en vez de bañarse y utilizar el agua con medida, puesto que además es un recurso escaso, será fundamental.

Entre la cocina y los electrodomésticos configuramos el tercer puesto del podio de gasto energético de nuestras casas, así que realizar un correcto mantenimiento de los aparatos para lograr que trabajen con la máxima eficiencia es una buena inversión. Configura la temperatura del frigorífico en el intervalo de 3 ºC a 7 ºC, y el congelador a -18 ºC. Por cada grado que bajas la temperatura hay hasta un 5% más de consumo. No pongas en marcha el lavavajillas hasta que no esté totalmente lleno. Pero tampoco no lo cargues en exceso ni superpongas piezas. 

Una cocina de gas natural es más eficiente que una eléctrica. Pero si decides comprarte una cocina eléctrica, procura que sea de inducción, ya que son más eficientes. Cuando cocinas, utilizar ollas a presión o rápidas reduce hasta un 70% tu consumo energético. Recuerda, además, mantener las ollas tapadas para mantener el calor y apagar el fuego 5 o 10 minutos antes de acabar la cocción para aprovechar el calor residual.         También cuando cocinas, utilizar ollas y sartenes que tengan un diámetro algo superior a la superficie de la placa hace que la cocción sea más rápida y que ahorres hasta un 20%.

 

Utiliza el microondas en vez del horno porque consume menos. Pero si decides cocinar con horno, procura abrir el horno sólo cuando sea necesario, aprovecha y cocina varios alimentos de una vez, y también apaga el horno antes de finalizar la cocción para aprovechar el calor residual.

Con la lavadora, utiliza el agua a la menor temperatura posible ya que entre el 80% y el 85% de la energía que gasta una lavadora se produce al calentar el agua. Reducir la temperatura del lavado, por ejemplo de 40 ºC a 15ºC, reduce el consumo de energía a la mitad. Para secar la ropa, la manera más eficiente es aprovechar la energía directa del sol. Pero si decides utilizar una secadora, mejor a gas, más eficiente que una eléctrica. Y si es eléctrica, procura que sea de clase A y utiliza el ciclo de enfriamiento progresivo para que la ropa termine de secarse con el calor residual de la secadora.

Por último, y aunque pueda parecer menor, procura apagar el piloto de encendido de la televisión y de otros aparatos como equipos de música, videojuegos u otros. También puedes usar regletas con interruptor para agrupar varios aparatos y que puedas desconectar durante la noche o cuando no los hagas servir. Solamente el consumo anual de un ruter es de 19 euros/año. Y apaga el ordenador si prevés que no lo vas a utilizar en los próximos 30 minutos.

Comenta esta noticia
Update CMP