19 de agosto de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Kichi dinamita la consulta con una carta a Monedero letal para Iglesias

Pablo Iglesias, entre Kichi y Teresa Rodríguez.

Pablo Iglesias, entre Kichi y Teresa Rodríguez.

El alcalde de Cádiz le canta las cuarenta al ideólogo de Podemos por defender lo indefendible. Y le revela varios datos de su gestión que han puesto a arder a las bases moradas.

Con un "Querido Juan Carlos" comienza la carta que el alcalde de Cádiz, José María González Kichi, ha remitido al fundador de Podemos, Juan Carlos Monedero, en plena consulta sobre el chalet millonario de Pablo Iglesias e Irene Montero.

Una iniciativa de uno de los rostros más visibles de los Anticapitalistas, que llega veinticuatro horas después de que Monedero reprochara a Kichi que calle ante los negocios de Navantia con Arabia Saudi -que han supuesto una importante carga de trabajo para los astilleros gaditanos- y que haya condecorado a una Virgen.

La carta es letal para los intereses de Iglesias y se está viralizando entre las bases del partido morado. "Hay cosas que es mejor decirlas porque de no decirlas se enquistan y se vuelven cancerosas y no en un año, ni en dos, ni en diez, más tarde, cuando ya la memoria se ha librado de la carga y el corazón ya no recuerda la herida, te hacen un agujero negro que crece en cualquier parte del cuerpo, en el estómago, en el pulmón, en la garganta o en la lengua. Y todo por no decirlo, por no hablar", comienza Kichi.

"Así que voy a hablarte Juan Carlos, a ti que tocabas palmas y cantabas algo parecido difícilmente a una alegría extraña y burlona en tus mítines en Andalucía. Me quedé con ganas de decirte Juan Carlos que a la gente de Cádiz y de Andalucía nos molesta como una ardentía que imiten nuestro acento, que toqueteen nuestro arte con descuido, con malaje, Juan Carlos", prosigue.

"El viernes pasado -recuerda el regidor de Cádiz- dije que el código ético en Podemos no es una mera formalidad. Dije que el código ético es una garantía para vivir como la gente, incluso si siendo conocido resulta incómodo. Para vivir como la gente".

"Eso sí, Juan Carlos, lo voy a decir yo porque si no no lo va a decir nadie, ser alcalde es de las cosas más duras que a mi me ha tocado vivir. No me pesa que me hagan fotos literalmente con el culo al aire, lo que más duele, lo que más pesa, es una abuela, vecina tuya, diciéndote que no come para que coman sus nietos. Es un vecino con los ojos arrasados por la desesperanza de un desempleo de diez años. Es una madre joven y desdentada a la que los servicios sociales han vuelto a "quitarle" un hijo", relata Kichi.

"Por cierto Juan Carlos, que recoge el Diario de Cádiz que has dicho que yo "vendo armas a la dictadura de Arabia Saudí", como si tuviera un arsenal en el Ayuntamiento o en mi casa de 40 metros cuadrados. Que yo no tomo decisiones sobre lo que fabrica Navantia es una realidad que han tratado de disimular ciertos medios para ponerme en un aprieto, pero que lo hagas tú, primo... ", denuncia.

Y concluye Kichi:  "Voy a compartir contigo una hipótesis que tengo: yo creo que es porque la gente está dispuesta a perdonarnos que nos equivoquemos con casi todo, que nos pasemos de rojos, que nos quedemos cortos de rojos, que nos pasemos de puros, que asumamos contradicciones, pero difícilmente nos van a perdonar que nos equivoquemos de bando, porque, como tú y yo sabemos, diga lo que diga Ciudadanos, hay muchas Españas y nosotros nos debemos a la de la gente humilde.
Recibe un abrazo muy sincero, de tu primo del sur".

 

Comenta esta noticia
Update CMP