17 de septiembre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Vox enmudece a todas estas ministras del PSOE que han llevado el velo islámico

Todas las socialistas, incluida Carmen Calvo, han mirado para otro lado ante el plante de Vox frente a la delegación iraní. Feminismo selectivo se llama. Aquí las fotos que mejor lo retratan

Nada han dicho las mujeres del PSOE del plante de Vox a la delegación de Irán que el martes visitó el Congreso y cuyos integrantes pretendían que las diputadas no se les acercaran a darles la mano. Un plante que motivó la suspensión del saludo protocolario para evitar agrandar la controversia y que hasta Gabriel Rufián ha elogiado.

Nada ha dicho, ni siquiera, Carmen Calvo, que este miércoles fue entrevistada en los micrófonos de la SER. Tampoco Isabel Celaá, ni Magdalena Valerio ni ninguna de las otras dirigentes socialistas que el pasado 8 de marzo corearon detrás de una pancarta junto a la mujer de Pedro Sánchez: "Dónde están, no se ven, las mujeres del PP".

La polémica suscitada por el intento del ministro de Asuntos Exteriores de Irán, Mahmoud Barimani, de imponer la ley islámica en su visita a España ha puesto de manifiesto nuevamente las contradicciones del discurso feminista del PSOE. 

Un discurso que queda en un segundo plano cuando del Islam se trata. Durante los gobiernos de Pedro Sánchez y, antes, de José Luis Rodríguez Zapatero, las ministras que han viajado a países árabes siempre se han colocado el hiyab o velo islámico. 

La ministra de Justicia, Dolores Delgado, fue la última en hacerlo. Ocurrió durante una visita que efectuó a Marruecos a finales de octubre del año pasado y en la que se reunió con su homólogo marroquí, Mohamed Aujjar, entre otras personalidades.

 

Para su primer viaje oficial al extranjero tras ganar la moción de censura, Sánchez eligió el reino de Mohamed VI, en noviembre de 2018. Le acompañó el ministro Fernando Grande-Marlaska.No viajaban ministras, pero las mujeres de la delegación española llevaron velo durante la visita al mausoleo del rey Mohamed V. Y ellos, el presidente y el ministro del Interior, se descalzaron.

 

Susana Díaz también se cubrió el cabello cuando viajó a Rabat en 2014:

 

Hasta María Teresa Fernández de la Vega y Trinidad Jiménez lo hicieron en su época de vicepresidenta y ministra de Exteriores, respectivamente.

 

El feminismo selectivo del PSOE choca con el que exhibió la nueva presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, durante una visita a Arabia Saudí cuando era ministra de Defensa. Allí desafió a las mentes cerradas saudíes y se plantó en el palacio del príncipe heredero vestida con un traje de chaqueta y pantalón y el pelo al aire. 

Cuando le preguntaron respondió tajante: "Respeto la cultura y las costumbres de los países a los que viajo y trato de adaptarme, pero en lo referente a la vestimenta hay un límite: yo no me cubro con velo y llevo pantalones", afirmó Von der Leyen, que pertenece al partido de Angela Merkel. Es decir, a la derecha europea. Su imagen dio la vuelta al mundo.

Comenta esta noticia
Update CMP