Calidad de vida, el deseo de los pacientes con dolor crónico

La Comunidad Valenciana es la autonomía española en la que mayor tasa de personas presentan dolor diario, ya que está presente hasta un 18,79% de su población



Se estima que el 17,25% de la población adulta española (6,1 millones) padece dolor cada día de su vida. Muchos enfermos consiguen remitirlo, a temporadas, mediante tratamientos médicos que ayudan a paliar las causas de ese daño con el que viven. Pero hay una cuenta pendiente para la mayoría de ellos que es recuperar la calidad de vida.

El dolor repercute sobre la calidad de su sueño, genera ansiedad y depresión. Además, más de la mitad de los pacientes que sufren dolor crónico se ven obligados a limitar sus actividades personales y laborales (siendo en hasta un 39,9% causa de baja laboral). Un lastre que estigmatiza y que genera un circulo vicioso difícil de romper.

 Las Unidades del Dolor deben tomar conciencia de este hecho y enfocarse a aportar al paciente la calidad de vida que desea y merece, afrontando el dolor como una enfermedad en sí y no como una consecuencia de otra. El paciente con dolor crónico es un todo en el que muchos procesos se ven intrincados.

Afortunadamente, el abordaje clásico del dolor ya ha cambiado. Los tiempos en los que la cirugía era la opción más recurrente, han quedado atrás. La aparición de novedosas formas de tratamiento mínimamente intervencionistas, unidas a la irrupción de profesionales como médicos anestesistas especializados en tratamiento del dolor, rehabilitadores, fisioterapeutas, psicólogos, podólogos y recuperadores funcionales, permite que los pacientes puedan mejorar su calidad de vida sin, en muchos casos, pasar por el quirófano.

 Cerca del 19% de los valencianos convive con el dolor

Dentro de nuestro país, la Comunidad Valenciana es la autonomía que, con más frecuencia, las personas presentan dolor, estando presente en hasta un 18,79% de su población.

La columna lumbar es la principal fuente de dolor crónico, seguida del dolor articular, el dolor facial y el dolor de la región cervical. No hay que olvidar a aquellos pacientes que han superado cirugías complejas o procesos como el cáncer, en los que el dolor crónico de intensidades elevadas es un efecto colateral extremadamente limitante y por el que muchos pacientes a veces se encuentran desamparados.

 La columna lumbar es la principal fuente de dolor crónico, seguida del dolor articular, el dolor facial y el dolor de la región cervical

El avance de la tecnología ha permitido el desarrollo de tratamientos del dolor vanguardistas y de bajo impacto para el paciente. La aplicación de electricidad en forma de radiofrecuencia permite interrumpir las vías de trasmisión del dolor de forma rápida y eficaz. La neuroestimulación del sistema nervioso central por medio de avanzados electrodos es una forma de tratamiento que permite modular la trasmisión del dolor actuando sobre neuronas y otras células de la médula haciendo desaparecer la sensación del dolor de forma casi inmediata.

El uso de células madre y otras formas de medicina regenerativa permite ofrecer una solución natural a pacientes aquejados de artrosis y otras enfermedades en fases precoces. Gracias a su uso podremos ofrecer una regeneración del tejido lesionado, de manera que el dolor desaparezca de forma natural.

Soluciones hay, ahora falta que todos los enfermos puedan acceder a mejorar sus vidas.

 

*Cofundador de la Clínica Indolor

Comenta esta noticia
Update CMP