19 de octubre de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

El PP apoyará la nueva normalidad si el decreto mejora: "Es una chapuza"

Casado con los alcaldes de Madrid y Zaragoza.

Casado con los alcaldes de Madrid y Zaragoza.

Casado tiende su mano al presidente siempre y cuando el Gobierno negocie con ellos algunas modificaciones en el texto que se vota el jueves e incluya en él el Pacto Cajal por la Sanidad.

El PP apoyó la extensión de los ERTEs hasta el 30 de junio, después el ingreso mínimo vital y ahora se inclina por votar también a favor del decreto de la nueva normalidad, cuya convalidación deberá votar el Pleno del Congreso el jueves. 

Eso sí. Esta vez Pablo Casado pone sus condiciones: que el Gobierno se siente a negociar con el PP en serio algunas mejoras, más allá de los contactos preliminares e informales que mantuvieron la semana pasada el ministro de Sanidad, Salvador Illa, y la diputada popular Ana Pastor

"El decreto es una chapuza, muy inconcreto", explican fuentes del PP a ESdiario, que remarcan que el Gobierno ni siquiera acote en él un periodo de vigencia. No obstante, desde el principal partido de la oposición reconocen que con las aportaciones que hicieron las comunidades autónomas (que fueron consultadas al respecto) "lo cepillaron" algo, pero no lo suficiente. 

Casado quiere que, a cambio de apoyar la convalidación del decreto, Pedro Sánchez se preste a incluir en el mismo las diez medidas de lo que ha llamado el Pacto Cajal por la Sanidad, mediante su posterior tramitación como proyecto de ley.

Entre ellas figuran la creación de una agencia nacional para coordinar el sistema sanitario en la que estén representadas todas las autonomías; refuerzo de la atención primaria; más inversión en I+D+i y en investigación nacional; y un Plan Covid que permita el seguimiento de los enfermos y diseñe actuaciones para aligerar las listas de espera.

Sánchez tiene la aprobación del decreto prácticamente garantizada sin necesidad del PP, dado que ya cuenta con el apoyo de Ciudadanos y el PNV (no así de ERC, que votará no). Sin embargo, le viene bien que el principal partido de la oposición vote también a favor para escenificar que esa nueva normalidad cuenta con un amplio respaldo. 

 

Y Casado vuelve así a distanciarse de la línea de oposición dura de Vox. El líder del PP quiere asimismo que el Gobierno extienda los ERTEs hasta diciembre (la negociación con empresarios y sindicatos continúa sin acuerdo de momento) y que el presidente pacte con ellos un plan jurídico que garantice poder volver a confinar a la población o parte si fuera necesario sin tener que recurrir de nuevo al estado de alarma.  

Aunque en esto último el Ejecutivo no se aclara. Este martes Carmen Calvo anunció que el Gobierno lo volverá a decretar si es necesario y horas después la portavoz, María Jesús Montero, señaló que el Ejecutivo no está pensando en el estado de alarma otra vez.

Comenta esta noticia