20 de mayo de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

La "madrastra" de Pedro Sánchez aparece en escena de la mano de Mercedes Milá

Éramos pocos y apareció "ella" para dejar claro cuáles son las verdaderas intenciones políticas del presidente del Gobierno, un superviviente político que no está dispuesto a rendirse.

Es el tema del momento. La comidilla en todos los bares y tertulias y en todas las columnas de opinión y Jesús Rivasés se apunta a la tormenta desde su columna de La Razón en la que ironiza con que "la banca y los banqueros son los grandes enemigos públicos".

Con no poca retranca asegura que "en España, cualquier batalla contra el sistema financiero goza del aplauso popular y arroja réditos asegurados" y claro, Pedro Sánchez, tras la sentencia del Supremo, interpretada como un espaldarazo a la banca, "se subió a la ola de la inquina popular al sector financiero y con tanta habilidad como rapidez anunció un Decreto-Ley para que "nunca más" los españoles paguen el impuesto de Actos Jurídicos Documentados cuando contraten una hipoteca".

Según Rivasés, "Sánchez es un superviviente de la política que ha aprovechado el desconcierto y malestar creado por el fallo del Supremo y, justo cuando no estaba en su mejor momento desde que llegó a la Moncloa –no habrá Presupuestos y hasta Podemos le reclama elecciones–, ha recuperado la iniciativa y, además, logra presentarse como el defensor de los consumidores ante la pérfida banca". En conclusión: "Ha detectado en la teórica confrontación con los bancos un enorme caladero de votos y está decidido a explotarlo".

Pero no ha inventado nada, tal como le recuerda el periodista: "Hay precedentes de éxitos en la política española con ataques directos a la banca. El más espectacular lo protagonizó Adolfo Suárez en las elecciones de junio de 1986".

Entonces Suárez lideraba el CDS y acudió a la banca en busca de financiación, pero apenas obtuvo nada y un banquero le sugirió que no se presentara, pero no se arrugó y siguió adelante.

Su gran oportunidad llegó un mes antes de las elecciones en el programa de Mercedes Milá en la entonces única televisión. Allí se despachó a gusto contra la banca y la describió como "la madrastra de Cenicienta".

Tal como recuerda Rivasés, Suárez denunció una "operación intolerable" contra su partido, explicó que el PSOE había gobernado a favor de la banca y remachó: "Creo que estamos en una democracia parlamentaria y me niego a pensar que estemos en una democracia bancaria. La madrastra no ganará", remachó con su sonrisa más seductora y unas semanas después el CDS pasó de 2 a 19 diputados en el Congreso.

En resumen: "Atacar a la banca siempre ha dado votos en España y Pedro Sánchez, gracias a los vaivenes del Supremo, quiere aprovecharlo. Es legítimo. Populismo bancario, pero en la pesca de votos, todo cuenta". 

Comenta esta noticia
Update CMP