14 de noviembre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Toda la izquierda madrileña se opone a que la UE considere terrorismo a los CDR

PSOE, Podemos y Más Madrid se oponen a una propuesta de VOX, apoyada por PP y CS, que reclama también la ilegalización de los partidos que busquen la ruptura de España.

VOX "dinamitó" este jueves la Asamblea de Madrid con una Proposición No de Ley que, en síntesis,  reclama a la Unión Europea incluir a los CDR en la lista de grupos terroristas y, aquí ha venido la polémica, ilegalizar a los partidos que "atenten" contra la Constitución.

La palabra entrecomillada es la clave: no se trata de ilegalizar ideas, algo que sí hacen para casos así constituciones como la alemana, sino la puesta en práctica de las mismas desde formaciones políticas instaladas en la ruptura del orden constitucional. Así lo entendieron el PP y Ciudadanos, votando a favor de la propuesta no sin algunos reproches al partido de Abascal por la forma y el día elegido, a escasas horas de las Elecciones Generales.

Pero la izquierda en su conjunto, desde el PSOE hasta Podemos pasando por Más Madrid, se ha opuesto con una sorprendente argumentación que cargaba las tintas más en la moción que en el objetivo que perseguía, los protagonistas de la violencia investigados ya por terrorismo en la Audiencia Nacional o los promotores del procés. 

 

"En una democracia de verdad las ideas no delinquen, salvo que expresen odio; delinquen los hechos, no las palabras. Esta es la grandeza de nuestra democracia constitucional", argumentó el diputado del PSOE José Manuel Uribe, respondiendo con solemnidad a una intención que, en realidad, nunca existió.

Fuentes del Gobierno de la Comunidad de Madrid y del PP confirman a ESdiario que, en ningún caso, se insta a ilegalizar a ERC o PdeCat, por poner dos ejemplos, por el mero hecho de ser independentistas, sino solo en el caso de que lleven a la práctica esas ideas por la fuerza, como ya ha ocurrido de hecho en Cataluña.

La Ley ya decía eso

"No es cierto que la PNL aprobada por la Asamblea pida ilegalizar partidos separatistas, sino instar a la ilegalización de aquellos partidos separatistas “que atenten” contra nuestra democracia.  “Atentar” es el término usado en la ley de partidos para determinar el objetivo de la misma, en el sentido de ilegalizar a aquellas formaciones que apoyan o ejecutan actos violentos para alcanzar determinados fines", explican con detalle.

Pero la evidencia no cambió el sentido del voto de la izquierda ni, tampoco, los discursos de sus distintos representantes, alguno de los cuales tildó directamente de "franquista" la proposición no de ley -con escasos visos de prosperar fuera de la Asamblea, pues- o, incluso, comparó a sus promotores con "Franco y Mussolini",  caso del diputado de Podemos Tito Morano.

 

 

La propuesta de VOX, en realidad,  es muy similar a lo que ya dice de hecho la Ley de Partidos, y reza literalmente lo siguiente tal y como se ha presentado en la Asamblea de Madrid: "(ilegalizar) Los partidos separatistas que atenten contra la unidad de la nación con los instrumentos legales a su alcance o procediendo a las reformas legales que habiliten a ello".

Unas palabras prácticamente idénticas a las recogidas en el exposición de motivos de la Ley Orgánica 6/2002, de 27 de junio, de Partidos Políticos, que en su día sirvió por ejemplo para acabar con Batasuna y, a la larga, con ETA.

Esta herramienta, respaldada por todos los grandes partidos, inspira la moción de Vox y desmonta las críticas inflamadas de una izquierda madrileña que, en realidad, se ha puesto a favor de los CDR aunque no fuera su intención:

"El objetivo es garantizar el funcionamiento del sistema democrático y las libertades esenciales de los ciudadanos, impidiendo que un partido político pueda, de forma reiterada y grave, atentar contra ese régimen democrático de libertades, justificar el racismo y la xenofobia o apoyar políticamente la violencia y las actividades de bandas terroristas".

El PSOE la apoyó... y CiU también

Esta ley, impulsada en su día por el Gobierno de Aznar, contó con el voto afirmativo del PSOE, de Coalición Canaria y, vaya paradoja viendo cómo está la actualidad, Convergencia i Unió, el partido ahora rebautizado y comandado por Puigdemont y Torra.

Fuentes del Gobierno madrileño explican a este periódico que, con esos antecedentes y a pesar de las diferencias con VOX, debían respaldar la propuesta. "La PNL es muy deficiente técnica y jurídicamente, pero el PP comparte- tal y como dice la Ley de partidos, que ante organizaciones políticas que atenten contra nuestro régimen de libertades, se inste a su ilegalización", concluyen.

Comenta esta noticia
Update CMP