05 de julio de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Sus compañeros de carrera claman contra Marlaska: "Ha perdido toda legitimidad"

Marlaska, este martes en el pleno en el Senado.

Marlaska, este martes en el pleno en el Senado.

Nadie duda que como político el ministro del Interior está achicharrado. Pero ahora también, cuando regrese a su profesión, llevará encima su descrédito.

Ni siquiera entre sus propios compañeros de carrera judicial tiene ya crédito Fernando Grande-Marlaska. Y hasta la segunda asociación de jueces y magistrados se planta y exige la dimisión inmediata del ministro del Interior, abrasado por el caso De los Cobos y por sus flagrantes mentiras sobre su purga brutal en la Guardia Civil.

La Asociación Judicial Francisco de Vitoria ha exigido este martes el cese o la dimisión del ministro del Interior por haber "perdido toda la legitimidad para cualquier cargo ejecutivo".

Esta exigencia de la segunda asociación judicial más representativa llega además en medio de la investigación judicial sobre la manifestación del 8-M y el presunto delito de prevaricación que podría haber cometido el delegado del Gobierno, José Manuel Franco, al autorizarla.

En su comunicado, los magistrados consideran "inaceptable" que un Estado democrático permita a un ministro de Interior "tomar represalias contra un alto mando de la Policía Judicial por no desvelar actuaciones de investigación policial en el marco de una instrucción". Entienden que se trata de una sanción contra Pérez de los Cobos, a pesar de que el ministro del interior hubiera hablado en un primer momento de "pérdida de confianza" para justificar el cese.

En este sentido, añaden que el cese es todavía más reprochable en el caso de Marlaska "por su condición de magistrado", algo que le hace ser "perfecto conocedor de que la Policía Judicial depende funcional y directamente de jueces y fiscales", tal y como recoge la normativa que regula su funcionamiento.

"Es inadmisible que un magistrado se conduzca de esta manera, porque responde a un conocimiento de la irregularidad y a una voluntad clara de actuar así", apuntan desde la AJFV, indicando que nadie mejor que Grande-Marlaska era conocedor "de la gravedad de lo que estaba exigiendo su ministerio al coronel Pérez de los Cobos".

Además, denuncian que el cese supone una "flagrante vulneración del principio de separación de poderes" y es reflejo de un "intento de modificar el curso de investigaciones judiciales mediante el conocimiento privilegiado de lo actuado que permita a los investigados explorar líneas de defensa para contrarrestar". "Lo grave no es qué investiga la Justicia, sino que un Gobierno pueda influir en esa investigación judicial", concluyen.

La semana pasada la mayoritaria Asociación Profesional de la Magistratura exigió al ministro que explicara "los motivos de la afirmada pérdida de confianza" sobre el jefe de la Comandancia de la Guardia Civil, y le conminaba a restituir al coronel en su puesto "hasta que finalice la instrucción" que se lleva a cabo en el Juzgado de Instrucción de Madrid número 51.

Comenta esta noticia