À Punt "desprecia" al Misteri pero sí se vuelca con Sexenni y Hogueras

Un brillante Misteri que no pudo huir de la polémica: la nueva TV valenciana no ha tenido demasiada sensibilidad para los ilicitanos.

El Misteri de Elche no se ha librado de la polémica. Lo que ha pasado en esta edición es para disgustar a los amantes de una representación de un drama musical sagrado sobre la muerte, la asunción y la coronación de la Virgen, nombrada Patrimonio Oral e Inmaterial de la Humanidad por la Unesco, de la que todos los valencianos deben sentirse orgullosos.

Si dejamos a un lado los diferentes criterios de algunos de los patronos, más preocupados por enseñar la patita y aparentar que tienen criterio propio ante una parte de esa hipócrita sociedad civil tan diminuta como "selecta", lo de À Punt ha sido para mear y no echar gota, como dicen en mi pueblo. Que la novísima televisión de Puig-Oltra no retransmita el acontecimiento cultural más importante de la Comunitat Valenciana, denota una falta de sensibilidad y respeto hacia los ilicitanos y alicantinos.

No hay excusas que valgan. Se ha metido la pata hasta el fondo y alguien debe asumir las consecuencias. Porque además, con esta flagrante ineptitud, se alienta el discurso victimista que tanto gusta en esta tierra de fenicios, ya que las Hogueras de Alicante 2018 sí han ocupado un puesto de honor en la parrilla de esta televisión valenciana que se supone que es de todos, no sólo del rancio nacionalismo que hoy nos asola. Y ya estamos otra vez con la cantinela: Valencia pasa de Alicante, Alicante de Elche, y Madrid, de todos… Hay que acabar con esos discursos tan interesados y que separan y crean un problema donde no existe.

Y lo más anecdótico es que se los telespectadores hayan podido contemplar el Sexenni de Morella, localidad donde Ximo Puig fue alcalde entre 1995 a 2012. ¿Casualidad? Hace bien el consejero del PP Vicente Cutanda de pedir explicaciones ante "un descuido" de tal calibre. Si se quiere acabar con la susceptibilidades entre las diferentes sensibilidades que conviven en la Comunitat, no puede dejarse de un lado a La Festa que, precisamente, se representa en el valenciano más añejo. A lo mejor la falta de respuesta del ente televisivo es por el poco éxito que está teniendo entre los ciudadanos sus retransmisiones.

Para el Ayuntamiento la culpa de las faltas de ortografía son del becario, un contratado temporal que pasaba por allí

Pero al Misteri no sólo le ha ocurrido este pequeño desliz achacable a los cabecillas de la TV pública valenciana, ¡qué va! Las erratas en valenciano en el Programa de Fiestas ha provocado la enésima tormenta entre el PSOE ilicitano y Compromís de polifacética diputada autonómica y concejal Mireia Mollà. Los errores, que pueden pasar en las mejores familias, son quizá secundarios frente a la justificación del Ayuntamiento, donde esto dos partidos son "socios" de gobierno.

Porque para los responsables municipales la culpa de las faltas de ortografía son del becario, un contratado temporal que pasaba por allí, o quizá no… Primera regla, pedir disculpas. Segunda norma, reconocer el error como responsable del departamento que ha confeccionado el programa. Con eso vale, pero decir que ha sido una picia del contratado parece mezquino y cobarde. Cuando eres jefe, un buen jefe, como se les presupone a todos los del tripartito, se asumen los errores de los tuyos como propios, y À Punt. Los ciudadanos no quieren tanta transparencia, más marketing que otro cosa, desean sinceridad; la honestidad va con el cargo, no hay que pregonarla tanto.

La mujer y La Festa

Pare terminar, un tema que aparece de forma recurrente y que salpica al Misteri como serpiente de verano: la participación de la mujer en La Festa. No hay vuelta atrás. La mujer debe incorporarse a las representaciones del Misteri, quieran o no quieran algunas "vacas sagradas" que siguen con un inmovilismo impropio de estos tiempos.

"La tradición no está en contra del género", la mujer debe incorporarse a la representación del Misteri

Lo dijo el delegado del Gobierno en la Comunitat Valenciana, Juan Carlos Fulgencio, que indicó que se debía abrir el debate de una forma "tranquila". Es más, y muy lógico, el papel de la Virgen podría estar representada por una voz femenina. En mismo modo se manifestó la subdelegada del Gobierno en Alicante, Araceli Poblador, o la presidenta de ICOMOS, Alicia Castillo, porque "la tradición no está en contra del género".

Mireia Mollà apoyaba este debate porque la mujer no debe ni puede estar excluida de ninguna actividad que desarrolle una sociedad. Y menos de un acto tan trascendente y emotivo culturalmente como el Misteri. Para nada quiero ser políticamente correcto, pero es obvio que hay que dar un paso trascendental para la normalización de una representación que es todo una joya no solo para los valencianos, sino para el resto del país. Por cierto, disculpen las erratas…

VAT
Comenta esta noticia