28 de mayo de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Elisa Beni cree que criticar el dedazo a Dolores Delgado es de "ultraderecha"

La periodista considera que el nombramiento de la nueva Fiscal General supone que el Gobierno está ejerceciendo "todas las potestades que le concede la Constitución".

La periodista Elisa Beni ha cuestionado a todos los que han criticado la propuesta de Dolores Delgado como nueva Fiscal General del Estado, afirmando que es la "derecha y la ultraderecha" la que pretende que "para ser democrático y honesto un gobierno progresista deba renunciar a todas aquellas posibilidades constitucionales para poner en marchar sus políticas, lo cual incluye su política criminal".

Todo ello, después de la decisión del presidente Pedro Sánchez que cayese como una bomba en el seno de la judicatura y la política ya que la hasta ahora ministra pasa a ser Fiscal, lo que demuestra la intención de Sánchez de controlar hasta el más mínimo detalle de la Justicia.

Beni, en un artículo publicado en eldiario.es, ha calificado las críticas, que han llegado procedentes de todos los sectores tanto políticos como de miembros de la Justicia, como "crujir de dientes y el rasgar de togas", afirmando que el nuevo Gobierno ha venido a gobernar" y "ese gobernar incluye ejercer todas las potestades que le concede la Constitución, también".

 De hecho, insiste en que "olvidan que la Constitución Española, esa que tanto exhiben y con la que tanto golpean, fija en su artículo 124.4 que corresponde al Gobierno proponer al fiscal general". Para ello argumenta que "quisieron los padres de la Constitución que el fiscal general tuviera un cariz político, como sucede en otros muchos países, y que fuera una persona de la plena confianza del Ejecutivo y así lo dejaron plasmado en la misma".

Además, abunda en su teoría de que es "la ultraderecha" la que cuestiona el nombramiento al anunciar "que va a poner una querella a Sánchez por tráfico de influencias por cumplir con su prerrogativa constitucional. A España la van a romper todos estos a base de intoxicar a la gente hasta que no consiga diferenciar qué es lo democrático y lo constitucional y qué no".

Así, Beni argumenta que la propuesta del nombre de Delgado es un acto totalmente democrático que no debe ser cuestionado ya que "es el Ejecutivo, que emana del pueblo, el que propone a su cabeza visible y luego se cuenta con los instrumentos de contrapeso, que también están definidos en las leyes, para que se mantenga la autonomía funcional de los fiscales, que no su independencia. La independencia sólo se predica de los jueces".

"No es de recibo que la carrera fiscal se autogobierne"

Por otra parte, propone otras fórmulas para la elección del cargo como que "fuera el Parlamento quien propusiera y eligiera al fiscal general. O unas elecciones directas, como sucede en otras democracias", ya que cree que "no es de recibo es la pretensión de que la carrera fiscal se autogobierne sin entroncar de forma democrática con la soberanía popular".

De hecho, apunta que "unos señores hayan sacado una oposición no les confiere legitimidad ninguna para marcar la política criminal de un Estado. De ninguno. Pareciera, sin embargo, que estaban muy cómodos los fiscales con una fiscal general, que fue un gran error, y que gobernaba, por decir algo, la Fiscalía pensando en el beneplácito de su compañeros de carrera".

Por otra parte, asegura que "toda esa zarandaja de la ruptura de la división de poderes sólo puede provenir del máster y la azarosa carrera de Derecho de Casado. De eso y de que parece que no conocen la Constitución o que no les importa nada con tal de desacreditar al Gobierno y a las instituciones".

"Verla resucitar con poder se les ha hecho bola"

De esta manera, considera que "el problema debe ser pues la persona elegida, no que Sánchez la proponga. Dolores Delgado. Vaya, la hacían ya tantos muerta que ahora al verla resucitar con poder se les ha hecho bola".

Y es que para Beni, Delgado es "una fiscal que conoce las líneas de política criminal de un gobierno de Sánchez y eso no tiene nada de malo" y apunta que "como poco, la mínima decencia debe hacer que se espere hasta ver su desempeño".

Por ello, vaticina que "va a tener un trabajo arduo por delante. El primero sacudirse las uñas de todos los que piensan que la carrera fiscal puede autogestionarse y también de los que creen que la única política criminal posible es la de derechas. De momento, déjenla a ver cómo se desempeña y qué hace. Han pensado que es presa fácil y, a lo mejor, ya están comprobando que no lo es tanto".

Comenta esta noticia