24 de junio de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

La respuesta de Cayetana, tras ser agredida por radicales: "Pijos totalitarios"

La candidata del PP por Barcelona sufrió golpes y empujones por parte de un grupo de estudiantes que trataron de impedir su participación en un debate electoral.

Cayetana Álvarez de Toledo ha sufrido golpes y empujones por parte de una masa de jóvenes radicales que trataban de impedir su participación en un acto electoral. Ha sido durante la asistencia de la candidata del PP por Barcelona a las elecciones generales a un acto en la Universitat Autònoma de Barcelona (UAB), en Cerdanyola del Vallès, que han tratado de reventar unos 200 estudiantes.

La candidata popular ha hecho unas declaraciones antes de entrar en el acto, como estaba previsto, y ha logrado entrar en la sala de la Plaza Cívica junto al líder del PP catalán, Alejandro Fernández, y el alcaldable de Barcelona, Josep Bou, ayudados por escoltas y Mossos d'Esquadra. Para acceder ha atravesado entre forcejeos el grupo de estudiantes, lo que ha causado los momentos de más tensión, y una vez dentro, una veintena de Mossos han empezado a custodiar la entrada y ha habido golpes de porra contra algunos estudiantes.

 


Antes de entrar en el acto, Álvarez de Toledo ha defendido no dar "ni un paso atrás" ante la protesta. "Pijos, reaccionarios, niñatos totalitarios, consentidos, subvencionados, a los que pagamos todos para que secuestren la universidad pública, que es el lugar del debate y la democracia. Ni un paso atrás por nuestra parte", ha añadido. Y les ha exigido "que vayan a la biblioteca, a leer, a aprender; que aprendan que existen diferencias, opiniones diversas, que eso es la democracia".

Ha insistido en que "no forma parte de la normalidad tener que acudir a una universidad pública en una gran democracia europea Estudiantes de la Autónoma de Barcelona intentan boicotear un acto de Álvarez de Toledo en la Universidad del siglo XXI", y encontrarse con esta protesta, que ha tachado de espectáculo dantesco.

Les ha acusado de querer secuestrar la universidad y ponerla "al servicio de un proyecto totalitario y nacionalista", ante lo cual ha reivindicado el derecho al debate y a discrepar.

 

 
Comenta esta noticia
Update CMP