Una anciana de 97 años espera en la calle hora y media a la ambulancia

La anciana, en la calle con la Policía, esperando la ambulancia

La anciana, en la calle con la Policía, esperando la ambulancia

La mujer, con lesiones en la cabeza, ha tenido que ser atendida en la calle Justo y Pastor de Valencia por los vecinos y la Policía Local, que le han proporcionado mantas para el frío.

El Servicio 1·1·2 de la Comunitat Valenciana, un servicio público instituido por la Generalitat Valenciana, cuya función básica es atender las llamadas de urgencia dirigidas al número de teléfono 112, ha  tardado en atender una emergencia médica a una anciana de 97 años de edad, en la calle Santos Justo y Pastor de Calencia , sin que este diario haya podido conocer a qué ha podido deberse que se invirtiera tanto tiempo en llegar al lugar.

Los hechos han sucedido en torno a las 10:30 horas de esta mañana, a la altura del número 115 de la citada calle, cuando la mujer se ha caído en la acera y se producido una brecha en la cabeza. Hasta la llegada de la ambulancia -que ha llegado a las 12:10 del mediodía- sólo ha podido ser atendida por los vecinos de la zona y por una patrulla de la Policía Local de Valencia, quienes de inmediato le han taponado la herida y le han proporcionado mantas, dadas las bajas temperaturas que la capital valenciana registraba a esas horas de la mañana. 

Los hechos, denunciados en la cuenta de Twitter de la concejal María Dolores Jiménez, elegida por Ciudadanos y desde hace semanas en el Grupo de los No Adscritos, han sido calificados de "inhumanos", por estar la anciana tendida en el suelo hora y media.

Este diario se ha puesto en contacto con la Conselleria de Sanidad para tratar de recabar alguna explicación acerca del retraso en la llegada de la ambulancia, pero desde este departamento han remitido al gabinete de comunicación del Centro de Información y Coordinación de Urgencias (CICU). A lo largo de la mañana se han realizado varias llamadas al número de teléfono indicado, pero nadie ha descolgado el aparato.

Durante estos últimos años, como consecuencia de los recortes habidos en las Administraciones Públicas, y en concreto en la Administración Sanitaria, se viene padeciendo una situación de deterioro de las respuestas a las emergencias sanitarias en la ciudad de Valencia y en concreto de las ambulancias, tanto SAMU como SVB (Soporte Vital Básico).

La concejal María Dolores Jiménez ya planteó en el verano de 2017, desde la formación política a la que pertencecía entonces (Ciudadanos), una moción para que el Ayuntamiento de Valencia reivindicara a la Conselleria de Sanidad "dotaciones en emergencias sanitarias adecuadas para una ciudad como Valencia". La concejal recordó que las emergencias sanitarias son "un servicio que se debe prestar al ciudadano con los suficientes medios materiales y humanos", y se mostró muy crítica con la situación en Valencia por la saturación de estos servicios.  

Comenta esta noticia
Update CMP