07 de julio de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Sánchez reactiva la mesa independentista en julio a la vez que negocia con Cs

Sánchez, este martes a su llegada a Mauritania.

Sánchez, este martes a su llegada a Mauritania.

Culminado el estado de alarma y con la vista puesta en los Presupuestos, Moncloa "pasa de pantalla". Y vuelve a jugar la baraja de Esquerra con un trágala complicado para Cs.

Cuando Ciudadanos alcanzó su segundo acuerdo con el Gobierno para aprobar la última prórroga del estado de alarma, al líder naranja en funciones, Edmundo Bal, se felicitó por el hecho de que su formación hubiera logrado frustrar con su apoyo al Ejecutivo la reedición de la mesa bilateral entre La Moncloa y el independentismo.

Pero Pedro Sánchez sigue jugando a dos barajas. Y culminada la vía abierta con Inés Arrimadas -ya finiquitado el estado de alarma y con España de vuelta a la "cogobernanza"-, el líder del PSOE ha vuelto a rebuscar en el cajón de su geometría variable en busca de la reconciliación con Esquerra, mirando ya a la negociación de los Presupuestos generales, la prioridad de Sánchez a la vuelta del verano.

Precisamente, este mismo martes, la ministra de Hacienda y portavoz, María Jesús Montero, ha confirmado su intencióm de presentar el proyecto de ley de los PGE en septiembre. Pese a  que los de Oriol Junqueras habían reclamado que dejará pasar las elecciones catalanas. Pero la convocatoria de los comicios es la única baza que le queda por jugar a Junts y a Torra -con los hilos que sigue manejando Carles Puigdemont- en el escenario catalán y, también, en el nacional.

Ha sido este martes, en un corrillo con periodistas en el avión que le llevaba a Mauritania para participar en la Cumbre de los países mediterráneos de la UE con los del Sahel, donde Sánchez ha descubierto su nuevo movimiento de ficha. Con una estrategia que parece destinada a no irritar del todo a Cs. Habrá mesa ya este mes, como le había exigido Gabriel Rufián en el último pleno del Congreso, pero su intención es borrarse de la foto. Otro formato, sin Sánchez y sin Quim Torra.

Sánchez quiere así un modelo nuevo con dos delegaciones por determinar. Y, según ha relatado a los informadores, aunque no ha hablado con Ciudadanos de sus planes cree que no es algo que merezca reproche, con el argumento de que "su deber como gobernante es dialogar y que siempre ha señalado que lo haría dentro de la legalidad".

 

Carmen Calvo y Edmundo Bal, en la cumbre que Gobierno y Cs mantuvieron en Moncloa el pasado 12 de junio.

 

Como muestra de que el anuncio no era improvisado, el mensaje de Sánchez lo ha recogido de inmediato su vicepresidenta, Carmen Calvo, que ha detallado que La Moncloa está "pendiente" de que los socios de la Generalitat, Junts y ERC, acuerden y propongan un día de julio para para reunir la mesa.

Calvo ha confirmado que Torra no ha hecho hasta el momento ninguna propuesta de fecha, a pesar de que por parte del Ejecutivo ya se ha trasladado su disposición a retomar las conversaciones a partir del 12 de julio, una vez celebradas las elecciones vascas y gallegas.

"Nosotros siempre hemos dicho que la situación de Cataluña se tiene que resolver con criterios democráticos, que es cumplir las normas y dialogar entre diferentes. Lo hacemos con tanta convicción que dijimos que en julio, antes de que llegara el mes de agosto, que es el mes más de parón en nuestro país, nos volveríamos a sentar", ha enfatizado.

 

De esta forma, el Gobierno recupera una de las citas que exigió la mayoría de la moción de censura y que el independentismo puso como condición para dar luz verde a la investidura de Sánchez. Una exigencia también de Podemos y de su socio catalán, los Comunes que lidera en el Congreso, Jaume Asens.

Eso sí, queda por saber si Sánchez, ausente él como ha propuesto este martes, cede un asiento en esta segunda cita a Pablo Iglesias. Así lo anunció hace algunas semanas. Pero esta por ver hasta dónde quiere tensar las relaciones con su recién estrenado socio de Ciudadanos. Más aún cuando la campaña vasca va a unir en breve en un mismo acto, a Pablo Casado y a Inés Arrimadas.

Comenta esta noticia