23 de septiembre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT
  • Mar Yuste

    Mar de Amores

    Es más divertido contar la vida de los demás, que la propia. Las venturas y desventuras y, sobre todo, los secretos de nuestros famosos patrios. ¿Qué intentan ocultar? La periodista Mar Yuste nos desvela ese punto de vista “mortal” de nuestras celebrities. Cómo no, tocando esa vena maruja que todos llevamos dentro.

Mila Ximénez hace de las suyas y carga contra la familia de Rocío Carrasco

MIla no ve bien lo que se está haciendo

MIla no ve bien lo que se está haciendo

Los Mohedano no han sido nunca santo de la devoción de la compañera de Jorge Javier o de la Esteban. Las diferencias entre Mila y Rosa Benito son ejemplo. Pero, ahora, hay algo más duro.

El pacto de no agresión que, parece, que Rocío Carrasco tenía firmado con el programa de Jorge Javier, el de por las tardes, se debe a la amistad que la hija de la Jurado mantiene con los directores del programa. Una cercanía por la que había conseguido que nunca se cebasen, ni hiciesen leña del árbol caído con ciertos, y polémicos, temas que rodean a la enemiga de Raquel Mosquera.

Una salvaguarda que se extendía a alguno de los colaboradores a los que les daba igual hablar de Rocío, o no. O de sus problemas, que se solían enfocar por la parte de Antonio David Flores.

Pero, parece, que eso se ha acabado y que Mila Ximenez, una vez más, ha decidido no callarse y dar su opinión como a ella le gusta: sin pelos en la lengua y sin dejar matices en el tintero.

Y es que a Mila, como ha dejado escrito en la columna que publica en la revista Lecturas, no le cabe en la cabeza la utilización mediática que, supuestamente, se está haciendo de David y Rocío, los hijos que Carrasco y Flores tuvieron durante su matrimonio.

Una exposición pública en primera línea de batalla de la guerra que mantienen sus padres o, en su defecto, de las apariciones de la familia Mohedano para crear expectación en el último homenaje a Rocío Jurado.

Una situación que Mila no entiende y de la que declara cosas tan duras como “no me gusta verlos zarandeados y expuestos, pero lo que más repulsa me produce, es el papel de los Mohedano y sus interminables procesiones, sacando a pasear la imagen de la Jurado de la mano del morbo."

Un folclore y mercadeo que se mezcla con la crítica directa de Mila a la situación que mantiene alejadas a las dos Rocío, madre e hija. Algo impensable de vivir entre Ximénez y su hija Alba y que no entiende que se produzca en otras familias.

Unas duras críticas que, quizás, encuentren pronta respuesta por parte de Rocío Carrasco. Que es otra que tampoco tiende a quedarse callada.

Comenta esta noticia
Update CMP