El director financiero de antes de la “reversión” puede recuperar su cargo

La Conselleria le despidió por ser pieza clave en la gestión público-privada del hospital de Alzira, y ahora está obligada a reponerle en el mismo puesto. O a pagarle 216.000 euros.

Es uno más de los despidos improcedentes fallados (todos hasta ahora) tras la “reversión” del departamento de salud de La Ribera a la gestión directa de la Conselleria. Pero el caso es más sangrante si cabe porque o se le paga un pastizal o a este señor hay que reponerle en el mismo cargo que ejercía antes de la “reversión”. Y la decisión es de él, y él ya le ha dicho a la Conselleria que ha decidido volver. Lo que supone que quien lleva las cuentas de La Ribera es la misma persona antes y después del cambio de gestión impulsado por Carmen Montón.

La sentencia del juzgado de lo Social número 8 de Valencia ordena a Conselleria para el que resultó ser primer despedido de La Ribera “que readmita en las mismas condiciones que regían con anterioridad al despedido con abono de los salarios dejados de percibir desde la fecha del cese hasta la de notificación de la presente resolución a razón de 367,40 euros por día, previo reintegro de la cantidad percibida en concepto de indemnización que asciende a la suma de102.836,64 euros, o le indemnice en cuantía de 212.540,90 euros, compensación previo descuento de la suma ya recibida (102.836,64 euros)” más “4.133,6 euros, con el recargo por mora del 10%”.

La sentencia -avanzada por El Mundo- considera que la amortización del puesto en cuestión “no está justificada al no concurrir las causas organizativas” alegadas por el equipo de Carmen Montón.

Comenta esta noticia
Update CMP