26 de febrero de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Naturgy le da la vuelta a sus cuentas y apuesta por las renovables

La energética que dirige Francisco Reynés ganó más de 1.400 millones en 2019, un giro de 180 grados frente a las pérdidas de más de 2.800 millones de 2018 gracias a la reducción del riesgo.

Fue el deterioro de casi 4.900 millones de euros apuntado por el grupo por la depreciación que llevó a cabo de sus activos, especialmente los de generación en España, por lo que las cifras de 2018 fueron tan negativas, pero excluyendo los elementos no recurrentes, el beneficio neto ordinario de la energética fue de 1.432 millones de euros, un 15% más que en 2018, impulsado por la reducción del perfil de riesgo y los progresos en su plan de eficiencia, con los que ha compensado un ejercicio marcado por un escenario energético más adverso.

El resultado bruto de explotación (Ebitda) de Naturgy a cierre de 2019 se situó en los 4.562 millones de euros, un 13,5% más. En términos ordinarios, alcanzó los 4.668 millones de euros, un 6% más. El grupo destacó que, de esta manera, ha logrado batir las previsiones del consenso de las 19 firmas de analistas, que estimaban un promedio de Ebitda y beneficio neto de 4.487 y 1.329 millones de euros, respectivamente.

La energética, que con estos resultados avanza en la consecución de su plan estratégico 2018-2022, invirtió en 2019 un total de 1.700 millones de euros, de los que más de un tercio -unos 600 millones de euros- se destinaron a renovables. De esta manera, la energética ha incrementado su capacidad ‘verde’ instalada a lo largo del ejercicio en casi un 22%, hasta alcanzar casi 5.000 megavatios (MW) a nivel global.

El presidente ejecutivo de Naturgy, Francisco Reynés, ha destacado que con estos resultados la compañía sigue cumpliendo con sus compromisos» y además quiere jugar un papel relevante en la transición energética. «En 2019 hemos seguido cumpliendo con nuestros compromisos fijados en el plan estratégico: somos más eficientes, estamos reduciendo nuestro perfil de riesgo, mejoramos en la asignación equilibrada de los recursos y hemos realizado las desinversiones previstas. Además, estamos avanzando en materia de ESG (Environmental, Social and Governance). Todo ello nos ayuda a ser cada vez más predecibles, con el objetivo de seguir generando valor sostenible a largo plazo para todos nuestros grupos de interés y construir una compañía respetuosa con el medio ambiente», ha afirmado.

Retribución a sus accionistas.

En lo que respecta al dividendo, la energética mantiene su compromiso de una remuneración total de 1,37 euros por título para sus accionistas con cargo a los resultados de 2019. Para ello, desembolsará un dividendo complementario de 0,6 euros a pagar el próximo mes de marzo, una vez sea aprobado por la Junta General de accionistas.

Además, durante el pasado mes de agosto, completó la amortización de 16,567 millones de acciones propias, equivalentes al 1,7% del capital. Este importe es el derivado del programa de recompra de acciones propias (‘share buy back’) que se anunció también en el marco del plan estratégico, y al que dedica hasta 400 millones de euros anuales. Desde el inicio del segundo tramo, el pasado mes de julio, y hasta cierre de 2019, se han recomprado acciones por un importe total de 135 millones de euros.

Comenta esta noticia
Update CMP