19 de enero de 2021
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Otro embrollo se avecina en política exterior con este pulso de Sánchez a Trump

Las ministras de Exteriores y Defensa, Arancha González Laya y Margarita Robles.

Las ministras de Exteriores y Defensa, Arancha González Laya y Margarita Robles.

Justo cuando la ministra de Exteriores ultima su primera visita a Washington, Sánchez lanza a Margarita Robles con un chantaje a la administración norteamericana que no ha gustado nada.

"En Washington simpre miran de reojo a Madrid", subraya a ESdiario un veterano diplomático con destino en el Ministerio de Asuntos Exteriores.

Las bases de utilización conjunta de Morón y Rota, son la primera razón de esa vigilancia. La segunda, el constante y fluido intercambio de información e inteligencia entre la Policía y el CNI con la CIA y el FBI. Y en tercer lugar, el papel de puente de España con Latinoamérica, el patio trasero de los Estados Unidos.

Viene esto a cuento por el nuevo embrollo que se avecina en nuestra política exterior, tras el incidente del ministro José Luis Ábalos y la vicepresidenta de Venezuela, Delcy Rodríguez.

Casualidades de la diplomacia, mientras Juan Guaidó -al que Pedro Sánchez plantó la pasada semana en Madrid- era agasajado por Trump en la Casa Blanca; la ministra de Exteriores, Arancha González Laya y la de Defensa, Margarita Robles, se entrevistaban con el embajador del presidente americano en España, Duke Buchan.

La diplomacia estadounidense no se fía nada del nuevo gobierno de Madrid y la presencia de Podemos en el Consejo de Ministros no ha pasado desapercibida. Más aún, cuando Trump ha afeado a Sánchez y a Margarita Robles en la OTAN sus incumplimientos presupuestarios. Les exige que España invierta en Defensa el 2% del PIB.

 

En este escenario, las ministras de Asuntos Exteriores y la de Turismo, Reyes Maroto, preparan una visita a Estados Unidos cuyos detalles están por determinar, pero que fuentes diplomáticas señalan que será en breve.

Este viaje será el primero de González como jefa de la diplomacia española a Washington, servirá para establecer las prioridades de la agenda bilateral.  Cabe recordar que España es uno de los países afectados por los aranceles que Washington ha impuesto en represalia por las ayudas al consorcio Airbus y también uno de los más expuestos a los efectos de la Ley Helms-Burton por actividades económicos en Cuba.

 

 

Sánchez y Trump, otro embrollo que se avecina para el Gobierno "progresista".

 

Según fuentes diplomáticas consultadas por este diario, a la embajada de EEUU en Madrid no le ha gustado nada el primer mensaje que Sánchez ha trasladado a Trump vía interpuesta.

Por que tiene música de chantaje. El gobierno PSOE-Podemos condiciona la cooperación bilateral en materia de Defensa e Inteligencia -y el incremento de las partidas para esas áreas en los próximos presupuestos generales que la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, ha comenzado a diseñar- a la supresión de los aranceles impuestos por Washington.

Esos aranceles están provocando importantes perjuicios a varios sectores de la economía española, en especial la aceituna y el vino. Justo en plena rebelión de los agricultores contra Sánchez

 

Las fuentes consultadas inciden en dos factores nada halagüeños para los intereses de España: el carácter imprevisible de Trump y la "cruz" que su administración puso hace meses al Gobierno por las andanzas continuas de José Luis Rodríguez Zapatero por Caracas.

Y advierten: "retar a Trump va a ser un muy mal negocio para los españoles". Sánchez ya ha comprobado en varias ocasiones que su homólogo norteamericano no le tiene mucha simpatía. La última vez que han coincidido, en Davos este pasado enero, en 16 horas Trump no encontró ni un minuto para saludar al inquilino de La Moncloa.

 

 

Comenta esta noticia
Update CMP