22 de marzo de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

El Parlamento vuelve a tumbar el Brexit de May y la deja al borde del k.o

La primera ministra británica, Theresa May.

La primera ministra británica, Theresa May.

En el Reino Unido no hay margen para la sorpresa. El último plan improvisado por la primera ministra británica ha naufragado. 242 votos a favor frente a 391 en contra.

Sin margen para la sorpresa. Theresa May ha vuelto a naufragar. El Parlamento de Reino Unido ha rechazado este martes por segunda vez el acuerdo del Brexit negociado por el Gobierno conservador y la UE, a pesar de los ajustes que la primera ministra consiguió arrancar 'in extremis' al bloque comunitario, precisamente, para convencer a los diputados británicos.

La votación se ha resuelto rápidamente, después de un día de intenso debate en la sede legislativa, por 242 votos a favor y 391 en contra.

La Cámara de los Comunes ya rechazó este mismo acuerdo el 15 de enero por 202 votos a favor y 432 en contra, una diferencia de 230 votos. Para encontrar un rechazo tan contundente, hay que remontarse hasta 1924, cuando el Gabinete de Ramsay MacDonald sufrió una serie de varapalos parlamentarios, el mayor de ellos por un margen de 166 votos.

Antes de la votación, en su discurso, May había reclamado a los parlamentarios británicos "pragmatismo" para que respaldasen su plan para el Brexit tras las garantías ofrecidas la víspera por el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker.

"La política responsable conlleva pragmatismo. Se trata de equilibrar riesgos y recompensas", ha asegurado. May emplazó a los diputados británicos a preguntarse si quieren "convertirse en el perfecto enemigo de lo bueno".

La primera ministra se ha presentado ante el Parlamento haciendo bandera de que las garantías acordadas la víspera con Juncker reducen el "riesgo" de que Reino Unido acabe "atrapado" en el plan de contingencia de la frontera entre el Úlster e Irlanda.

En cuanto al escenario que se abriría si su plan es rechazado por los Comunes, May ha dicho que los diputados tendrán que votar entonces sobre el escenario de un Brexit sin acuerdo o sobre el aplazamiento de la entrada en vigor del proceso. "A largo plazo podríamos conseguir un éxito con el Brexit pero habría un impacto económico importante a corto plazo", ha pronosticado.

A su juicio, un aplazamiento del Brexit "sin un plan" pondría en riesgo las inversiones y los empleos y "no cambiaría el debate". "Simplemente le pasaría el control a la Unión Europea", ha afirmado la jefa del Gobierno británico.

Comenta esta noticia
Update CMP