25 de mayo de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Cómo Sánchez y los suyos celebraron la caída de Madina en el 20-D

Sánchez y su equipo celebraron que Madina se quedase sin escaño.

Sánchez y su equipo celebraron que Madina se quedase sin escaño.

Ya se sabe que hay enemigos, rivales y compañeros de partido, y al líder del PSOE nadie le quitó el gusto de ver cómo su principal rival se iba por el sumidero de la política

La Nochebuena de 2015 será recordada, entre otras cosas, por la situación interna del PSOE. El "gran atolladero" que relata Ana I. Martín en ESdiario se suma a la repentina caída del guindo de que el pacto con Podemos es prácticamente inviable por las causas que detalló Manuel Ortega en este mismo periódico el miércoles:

"Iglesias escenificó la mano tendida al PSOE el pasado lunes pero la realidad es otra muy distinta. Desde antes de conocerse los resultados del 20-D la cúpula podemita barajaba entre sus hipótesis de trabajo un marco similar al actual con una línea muy clara: Podemos no puede quedar en manos del PSOE sino al contrario".

Este jueves ya hay quien también asume que las condiciones impuestas por Podemos están hechas para no llegar a ningún acuerdo, como es el caso de Cristina Losada en Libertad Digital:

"Cuando Podemos condiciona cualquier entendimiento, en concreto con el PSOE, a que acepte un referéndum de autodeterminación en Cataluña, está haciendo una oferta que sabe que Sánchez tendrá que rechazar. Aunque lo más notable de la exigencia de Iglesias es que ha dejado al descubierto que su agenda social, supuestamente a favor de los perdedores de la crisis, le importa un pimiento. Le importa mucho menos que los votos: los que han conseguido aliados con nacionalistas radicales y con los que reclaman un referéndum en Cataluña (los de Colau) o son abiertamente separatistas (la CUP pidió el voto para ellos). Tampoco hay que llamarse a sorpresa. Se trata de un partido que ante todo quiere conquistar el poder, y antes de nada quiere sobrepasar al PSOE. Ha estado a punto".

Al menos Sánchez tuvo motivos para una alegría: la salida del Congreso de Eduardo Madina, según apunta Irene Castro en Eldiario:

"Cuando el PSOE bajó de siete a seis diputados de la candidatura que encabezaba Sánchez, los dirigentes que se encontraban en el búnker junto al líder socialista lo celebraron: su principal rival interno, que le disputó las primarias para la Secretaría General, se quedaba fuera del Congreso y con opciones muy limitadas en la vida política".

Mientras tanto los podemitas también andan de sudokus internos según OKdiario para meter en el Congreso al exJemad: "La dirección del partido estaría negociando un puesto en el Ayuntamiento para Arrojo de manera que abandone su escaño para que corra la lista en favor del general podemita".

Pero no todo va a ser Podemos y PSOE. El Confidencial Digital sorprende con su explicación de por qué Albert Rivera se mensajea con Mariano Rajoy en lugar de whatsappearse:

"Trata de evitar que el líder del PP sepa si ha leído o no sus mensajes. El doble check azul de WhatsApp no deja lugar a equívocos. En un primer momento, esta actualización provocó muchos enfados entre los usuarios. Sin embargo, ya existe la posibilidad de eliminar esta opción. A Rivera le da igual: prefiere el mensaje de texto tradicional".

Entonces, ¿en qué quedamos? ¿En que Rivera no quiere que Rajoy se entere de que lee sus mensajes o en que le da igual?

 

Comenta esta noticia
Update CMP