23 de mayo de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

La corrupción se redujo un 500% entre la primera victoria de Rajoy y su desalojo

La corrupción, esgrimida como causa de la moción de censura, es cinco veces inferior ahora que en 2015. Los datos oficiales contrastan con la distorsión mediática al respecto. Hasta ahora.

Pedro Sánchez justificó su moción de censura, saldada con su acceso a La Moncloa con los votos de Podemos y los independentistas, apelando a la corrupción y la íntima relación del PP con ese fenómeno: la sentencia de una de las piezas de la Gürtel, que dio por cierta la existencia de una Caja B y las grandes condenas a los procesados en la trama, se esgrimió como argumento de pese para lograr un puesto que las urnas no le habían reconocido al PSOE y para hacerlo, además, con los partidos que una semana antes consideraba imprescindible aislar con el 155.

Los datos oficiales, sin embargo, contradicen también esa idea: la memoria del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) evidencia la espectacular reducción del número de encausados por corrupción en España desde las Elecciones Generales de 2015, ganadas por Rajoy repetidas en junio de 2016 con una victoria más amplia.

 

En concreto, en el último trimestre de 2015 estuvieron procesadas con apertura de juicio oral 505 personas por presuntos delitos de corrupción, por 97 al comienzo de 2018. Es decir, en el tiempo en que más se esgrimió la corrupción como argumento para desalojar al Gobierno, las causas se redujeron en más de cinco veces, con datos judiciales que engloban a toda España y a todos los tipos penales que el propio CGPJ incluye en el epígrafe de corrupción.

El listado de delitos

Se trata de causas relacionadas con Ordenación del territorio, urbanismo y patrimonio histórico, prevaricación de funcionarios públicos, Infidelidad en la custodia de documentos y violación de secretos, Cohecho,  Tráfico de influencias,  Malversación, Fraudes y exacciones ilegales,  Negociaciones y actividades prohibidas a los funcionarios públicos y de los abusos en el ejercicio de su función y Corrupción en las transacciones comerciales internacionales.

 

"La corrupción es una cosa, los índices de la percepción de la corrupción, otra distinta. Diversos estudios demuestran que la percepción general de la corrupción está fuertemente influida por los escándalos y la cobertura mediática del tema", explicó el jurista Daniel Iborra de la Fundación Hay Derecho en un largo artículo publicado en este periódico que da muchas claves para entender el antagonismo entre los datos contables y el clima generado en la opinión pública.

Sin casos en el Gobierno

"Sin embargo, en la percepción ciudadana se sanciona más al Gobierno nacional en las encuestas del CIS. En los últimos 6 años no ha habido prácticamente ningún caso de corrupción en el Gobierno nacional que afectara a altos cargos relevantes. En el ámbito local, de los 110 municipios con más habitantes y/o capitales de provincia, en 39 de ellos ha habido casos investigados estos últimos años", añadía antes de llegar a una conclusión.

"Se puede comprobar en los informes anticorrupción de la U.E. en la que destacan la desmesurada diferencia en España entre la gran sensación de corrupción ciudadana y los índices de victimación (si han vivido o han sido testigos de un caso de corrupción) que dan porcentajes parecidos a los europeos". Ahora, el CGPJ confirma ese análisis con cifras concretas que, sin embargo, no servirán probablemente para reducir el clima de crispación en este ámbito.

Comenta esta noticia
Update CMP