23 de septiembre de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Los elogios de Iván Redondo a Iglesias y la paliza de VOX al Rasputín de Sánchez

Iván Redondo

Iván Redondo

El "superministro" de Sánchez en la sombra comparece en el Congreso con un discurso muy controvertido y le sucede todo esto: en la Cámara y en Twitter.

 

 

Iván Redondo es, probablemente, la persona no elegida por los ciudadanos que más poder acumula en España desde la Dirección del Gabinete de la Presidencia del Gobierno. Plato principal de la política de Pedro Sánchez, es además perejil de todas las salsas, incluida la Seguridad Nacional, cuyo mando también ostenta, más por cercanía al líder del PSOE que por conocimientos en la materia.

Por esas funciones le tocó comparecer en la Cámara, a cuento de la más que razonable pregunta que se hace todo el mundo sobre los fallos que ese departamento haya podido tener en la detección del coronavirus: la sospecha de hay informes que lo alertaron -¿desde China por ejemplo?- y que fueron ignorados, como tantos otros de la OMS o la UE, es cada día más firme.

Y que, mientras, la Seguridad Nacional estuviera más pendiente, en plena pandemia, de meter a Pablo Iglesias en el CNI, acrecienta la indignación. Tanto como para que VOX recibiera a Iván Redondo con una acusación a la que este consultor político reconvertido en sombra de Sánchez tuviera que escuchar cosas que seguramente antes nunca escuchó:

 

 

Pero Redondo no se achanta y, muy en la línea de Sánchez -o Sánchez en la suya-, presume de gestión, desmiente que en marzo hubiera alarmas y hasta se permite pedir un minuto de silencio por las víctimas, un gesto que le valió el reproche del presidente de la Comisión en la que compareció, que a quien le corresponde tomar ese tipo de medidas:

 

 

La irritación con Redondo fue casi unánime en Twitter, pues a sus comentarios sobre el coronavirus le añadió una encendida defensa de Iglesias, a quien dijo "admirar" y con quien tiene una historia política que aún no se ha explorado: digamos que probablemente fue él quien hizo la tarea de "hermanar" a Sánchez y al líder de Podemos mucho antes de la moción de censura.

 

 

Lo cierto es que Redondo, guste o no, es uno de los nombres del momento. Y que casi todo lo malo y casi todo lo bueno que ocurre en Moncloa pasa por sus manos: las de un consultor de origen conservador que trabajó con los populares Monago y Albiol y ahora ayuda al PSOE a eternizarse.

Comenta esta noticia