La Fiscalía archiva la investigación de la caja B de Vox en Valencia

José María Llanos

José María Llanos

La fiscal no aprecia delito y entiende que las aportaciones realizadas por los afiliados o sus familiares "se ajustan a las prescripciones legales".

La Fiscalía Provincial de Valencia ha archivado la investigación que abrió sobre una presunta 'caja B' en Vox Valencia a raíz de la denuncia de una militante. El organismo no aprecia que los hechos puedan constituir una infracción penal, sin perjuicio, precisa, de que se remita una copia de la denuncia al Tribunal de Cuentas por si este apreciara infracción administrativa.

La denunciante aseguró que Vox en Valencia había recibido donaciones "infringiendo la regulación relativa a la financiación de partidos políticos". Asimismo, expuso que el partido únicamente tiene una cuenta abierta en Madrid, y que "José María Llanos y Joaquín Díaz, responsables de la delegación de Valencia, manejan una caja B en esta ciudad que emplean para el pago de comidas, salidas y eventos del partido".

Una de las supuestas irregularidades denunciadas haría referencia a que algunas cuotas de los afiliados no se enviaban a Madrid, sino que se distraían pequeñas cantidades para gastos en Valencia. También se aludía a ingresos de dinero de procedencia desconocida.

Sin embargo, la fiscal no considera que los hechos constituyan delito. Por lo que se refiere a las aportaciones realizadas por los afiliados o sus familiares, entiende que "se ajustan a las prescripciones legales" en cuanto que no exceden de los límites cuantitativos previstos para las donaciones realizadas por una única persona física, y consta debidamente identificado el donante, sin que se puedan calificar como anónimas.

En cuanto a dos transferencias realizadas por la denunciante, señala que hay "una contradicción entre el escrito de denuncia y la documentación anexada al mismo", ya que en la primera se habla de una transferencia que fue realizada a petición de José María Llanos, "pero se han aportado dos justificantes bancarios que reflejan dos transferencias de 1.000 euros cada una, ordenadas por la denunciante y con cargo a dos cuentas diferentes de su titularidad".

"Al margen del número de transferencias realizadas por la denunciante, se indica en la denuncia que este dinero le fue entregado en efectivo por el señor Llanos, que le pidió el favor de ingresarlo en la cuenta del partido en Madrid, y así lo hizo. Mas allá de que se trata de dinero en efectivo, que en ocasiones se asocia a dinero de procedencia de dudosa legalidad, no hay ningún dato indiciario que permita considerar que el origen de este dinero es de carácter ilícito, y que por tanto, es un acto de 'lavado' de dinero como se dice en la denuncia", argumenta el ministerio público.

"En cuanto al manejo de una supuesta caja B, -prosigue- la documentación aportada revela que se cargaron a la cuenta de caja de la sede de Valencia pequeños gastos, propios y habituales de la gestión de la delegación de un partido. Los gastos que aparecen se identifican como limpieza sede, material de oficinas, seguridad, taxi, etc. Es cierto, que aparecen salidas identificadas como JM y 'A Tesorería', pero no hay ningún donativo o ingreso anónimo que sirva para satisfacer estos gastos, que pudiera encuadrarse en el tipo del artículo 304 bis del Código Penal".

Por todo ello, la Fiscalía propone el archivo de las diligencias de investigación al considerar "que los hechos no revisten caracteres de infracción penal, sin perjuicio de remitir copia de la denuncia al Tribunal de Cuentas para que analice los hechos descritos en la misma, por si fueran constitutivos de alguna de las infracciones administrativas contempladas en el artículo 17 LO 8/2007".

Comenta esta noticia