23 de octubre de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Sánchez fracasa en su gira europea para pedir que le permitan gastar sin control

Pedro Sánchez junto al primer ministro sueco, Stefan Löfven

Pedro Sánchez junto al primer ministro sueco, Stefan Löfven

El presidente del Gobierno no ha logrado convencer a su homólogo sueco, Stefan Löfven, de que acceda a apoyar un fondo de recuperación europeo sin condiciones.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez,  ha vuelto a fracasar en su intento de que los países de la UE apoyen la creación de un fondo europeo de reconstrucción sin condiciones. En su reunión con su colega sueco, Stefan Löfven, ha quedado patente que Suecia no está por la labor de permitir que la UE acceda a repartir dinero a los países a fondo perdido, sino que buscará una solución a base de créditos, "no de subsidios".

De esta manera, Sánchez no está en la mejor posición posible ante la reunión prevista del Consejo Europeo para los días 17 y 18 en la que se negociarán los detalles del fondo, ya que Löfven se ha mantenido en su rechazo a que la UE  conceda ayudas directas a los estados miembros y ha insistido en que es partidario de que solo sean préstamos y enfocados en las "necesidades reales".

 También ha señalado como obstáculo el tamaño del fondo propuesto por la Comisión Europea (750.000 millones, de ellos 500.000 millones en transferencias y el resto en préstamos), mientras que ambas cosas, el tamaño del fondo y la proporción de transferencias, son fundamentales para España, dada la elevada política de gasto que tiene prevista el Gobierno.

Sánchez ha insistido en su argumento de que la UE se ha construido con acuerdos y no con vetos y se ha propuesto negociar "con empatía" hacia otros gobiernos y sus puntos de vista, para buscar la unidad más que las diferencias ante las "horas muy difíciles" que tienen por delante los líderes europeos.

Sin embargo, Löfven ha advertido de que tanto el presupuesto europeo 2021-2027 como el fondo de recuperación deben adaptarse a la realidad de que la UE ha perdido a uno de sus grandes contribuyentes, Reino Unido, por lo que las arcas europeas también han sido mermadas ante la salida una de sus grandes potencias.

El acuerdo en el mes de julio parece poco probable

Aún así, Sánchez es consciente de que "todos tendremos que hacer renuncias para poder llegar al acuerdo, porque lo importante es que demos una respuesta común", aunque parece poco probable que el acuerdo llegue este mes de julio, tal y como han señalado ambos mandatarios.

Además, ambos coinciden en que es necesario que la respuesta europea llegue cuanto antes para no "retrasar la recuperación" y correr "el riesgo de que se agrave la crisis", ha asegurado Sánchez, por lo que su homólogo sueco ha apostillado que "tenemos trabajar duro y ser constructivos".

Sin embargo, a día de hoy parece poco probable que los países denominados "frugales", Países Bajos, Austria, Suecia y Dinamarca, renuncien a su intención de que la UE conceda solo préstamos, no ayudas, además de imponer fuertes condiciones, incluida la posibilidad de que todos los países tengan derecho de veto sobre los programas de reformas que sus socios quieran financiar con el dinero europeo, algo a lo que Sánchez se ha negado por completo.

Comenta esta noticia