17 de enero de 2018
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

La imputación de un alto cargo del PSOE por prevaricar golpea de lleno a Sánchez

Pedro Sánchez junto a Santiago Cabañero, ahora imputado por prevaricación.

Pedro Sánchez junto a Santiago Cabañero, ahora imputado por prevaricación.

El presidente de la Diputación de Albacete y hombre de confianza del líder socialista está acusado de adjudicar a dedo un puesto y cometer por ello una ilegalidad de la que deberá responder.

Mientras Pedro Sánchez busca un espacio en primera línea con su reciente propuesta de impuestos a los bancos para sufragar el sistema de pensiones, la corrupción que afecta a su partido sigue lastrando su actividad como líder de la oposición.

Al inicio este lunes del juicio por el escándalo de los EREs, que sienta en el banquillo entre otros a los dos últimos presidentes del PSOE, José Antonio Griñán y Manuel Chaves, se suma ahora un nuevo caso que salpica de lleno a su hombre fuerte en Castilla-La Mancha y al propio presidente regional, Emiliano García-Page.

El presidente de la Diputación de Albacete, Santiago Cabañero, ha sido citado a declarar en calidad de investigado por un presunto delito de prevaricación el próximo 12 de abril en el Juzgado de Instrucción número 3 de la capital albaceteña. 

Esta investigación nace de la firma del decreto por el que se nombró como jefe de Servicio de Prevención y Extinción de Incendios de la Institución provincial (Sepei) a José Ferrer Cuesta.

Page y Cabañero, en el centro de la imagen, firmando un convenio.

 

Según una providencia del Tribunal Superior de Justicia de Castilla-La Mancha del pasado mes de octubre, la "atribución temporal de funciones" mediante un decreto que había sido anulado suponía un nombramiento para el puesto de jefe de Servicio del Sepei "sin ajustarse al concursillo previo entre funcionarios exigido por el artículo 12.4 del Acuerdo Marco" de la Diputación.

"Esto, que constituye una ilegalidad administrativa, puede además constituir prevaricación a la vista de los antecedentes que advertían al autor del acto -desde muy variadas fuentes y siempre de manera muy expresa, inequívoca y autorizada-que no debía dictarse el mismo sin el citado concursillo previo", señalaba entonces el Alto Tribunal.

Santiago Cabañero no es un dirigente socialista cualquiera. Fue el elegido por el propio Pedro Sánchez para dar la batalla al susanista Page. Y lo lanzó a por la secretaría general del PSOE en Albacete, que finalmente conquistó tras derrotar a Pedro Antonio Ruiz, el candidato de Page.

Cabañero jugó un papel determinante en el inesperado triunfo que el actual líder socialista obtuvo en Castilla La Mancha en las primarias que le enfrentaron a Susana Díaz.

Comenta esta noticia