29 de noviembre de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Finlandia (aún) existe

Bottas, en un instante de la carrera en Rusia.

Bottas, en un instante de la carrera en Rusia.

Hamilton fue sancionado y dejó la victoria en bandeja a su compañero de escudería en una carrera marcada por un error de pilotaje de Carlos Sainz en la curva número 2.

Victoria de Bottas en el GP de Rusia. Sí, como lo leen. Finlandia, como Teruel, existe. O aún existe, que el finlandés ya se impuso en la primera prueba del Mundial 2020, aunque hace ya tanto de eso que es complicado acordarse. En una prueba marcada por el error de pilotaje de Carlos Sainz en la segunda curva, cuando estampó su McLaren contra uno de los muros de la escapatoria por no dejar de dar gas cuando los límites estaban bastante más alejados de lo que el madrileño pensaba, dos sanciones de cinco segundos cada una Lewis Hamilton, el aún líder del Campeonato del Mundo, por hacer dos pruebas de salida prohibidas en la vuelta de salida de boxes antes de iniciarse la carrera dejaron en bandeja el triunfo a Bottas, quien además logró la vuelta rápida. Verstappen y el propio Hamilton completaron el podio

Nada más apagarse el semáforo, Sainz sufrió un accidente por exceso de optimismo en la curva dos mientras que Lance Stroll era embestido poco después por Leclerc, empotrándose contra el muro y provocando un safety car. Hamilton, obligado a salir con blandas tras la clasificación sabatina, veía cómo Bottas, que había adelantado a Verstappen, estaba demasiado cerca. Es curioso lo del británico: cada vez que Amazon se acerca a grabarle para su docuserie Drive To Survive, le pasan cosas.

El año pasado, con motivo del 125º Aniversario de Mercedes, las por aquel entonces Flechas de Plata naufragaron en lo que tenía que ser un capítulo de homenaje a los de Toto Wolff. Este curso, con Amazon dispuesta a grabar cómo Hamilton igualaba el récord de 92 victorias de Michael Schumacher en Fórmula 1, también pinchó en hueso. Lo mismo habría que llevarles a más carreras, por darle emoción al asunto.

Con la doble sanción impuesta a Hamilton, era obvio que la carrera sería, salvo error monumental, para Bottas. La superioridad de Mercedes es insultante: sus monoplazas son un segundo por vuelta mejores que su más inmediato competidor, así que pueden permitirse todos los lujos del mundo. Tanto es así que Hamilton casi fue capaz de superar a Verstappen por el segundo puesto pese a la sanción de diez segundos y a su error estratégico del sábado con los neumáticos, que condicionaron su carrera.

Por detrás de los tres primeros, la carrera fue tan entretenida como todo el curso: Pérez, quinto, quizás  tuvo la carrera más insulsa, en tierra de nadie, pero el Checo  gestiona gomas como nadie, sabe hacerse su espacio y cuando todo marcha bien su velocidad y capacidad estratégica son difíciles de igualar en la parrilla.  Ricciardo llevó al Renault a la quinta plaza, pese a sufrir también una sanción de cinco segundos, tras un carretón fabuloso. Y por detrás, Leclerc, Ocon, Kvyat y Gasly se pasaron y repasaron de todas las formas posibles.

El insulso Albon, incapaz de domar su Red Bull pese a su incuestionable talento, cerró una zona de puntos en la que no hubo ningún McLaren por primera vez en la temporada. Al accidentado Sainz se le sumó una mala carrera de Norris rematada con dos malos pitstops y una mala gestión de neumáticos por parte del británico.

 

Comenta esta noticia
Update CMP