26 de mayo de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Cuando Sánchez temía al chavismo y acusaba a Podemos de quererlo para España

La hemeroteca del presidente es un museo al horror y la contradicción y tiene momentos cumbre que Twitter no perdona: vean si no este ejemplo, tan cruel que duele.

 

 

 

Hay tuits que los carga el diablo. Y hemerotecas que, como la de Pedro Sánchez, son un viaje kamikaze por la contradicción: todo el mundo evoluciona y cambia de opinión, pero los volantazos radicales son más propios de gente que conduce demasiado rápido o demasiado bebido y no de quien reflexiona y cambia poco a poco de opinión.

Pero el presidente del Gobierno es una rara avis, un Michael Jordan del dondieguismo, una especie sin parangón capaz de sostener lo uno y lo contrario, en cinco minutos, con idéntica vehemencia, y encima abroncando de palabra y gesto a cualquiera que, simplemente, le sitúe frente a su espejo.

Ahora que ya duerme en la misma cama con quien, anteayer, le producía insomnio; resucita otra de sus paradojas sangrantes: el casi cruel antagonismo existente entre lo que pensaba del chavismo y de su relación con Podemos y lo que hace ahora con ellos. Vean este tuit, que duele a la vista:

 

 

No hacen falta muchas explicaciones, pero por si alguno las necesita, rememoremos también la traducción de ese mensaje en imágenes. No hace falta fabular con nada, basta con reproducir literalmente lo que el propio líder del PSOE decía con tanta vehemencia:

 

 

Aunque les parezca mentira, es la misma persona que intima con Podemos, incluye a sus ministros en el Gobierno, rechaza a Juan Guaidó, tolera que Zapatero se empadrone en Caracas y recibe a cuerpo de reina a Delcy Rodríguez, la enviada más siniestra de Nicolás Maduro a la que, por cierto, llaman en las redes sociales, con infinita sorna, Betty la fea.

Comenta esta noticia