08 de enero de 2021
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Los españoles aceptan cambiar el horario si es para tener el de Pablo Iglesias

Iglesias y Rufián en una imagen atípica trabajando

Iglesias y Rufián en una imagen atípica trabajando

Sánchez fletará el Falcon para pactar la medida en la Patagonia con Torra y Otegi o, si no están, apurar los primeros meses de verano austral ensayando nuevos pasos de lambada.

 

 

Los españoles apoyan el cambio horario propuesto por la Unión Europea, pero siempre y cuando sea para adaptarlo al de Pablo Iglesias o Gabriel Rufián. Lo de que sea verano o invierno, con el huso de Alemania o Portugal, les es indiferente, según la encuesta elaborada por Sigmatraca para El Pato Cojo.

"Quieren trabajar lo que Iglesias, que lleva desaparecido tres meses para cuidar a sus hijos, sin que existan pruebas contundentes de que es el único padre de España, y para mudarse a una humilde casa de 786 m2 en la Sierra. Y si no se puede, como Rufián, que lo arregla todo con cinco minutos y dos frases que incluyen siempre la palabra cago", razona el encargado del sondeo.

Los españoles quieren el horario de Iglesias, tres meses desaparecido, pero no les parece mal el de Sánchez

En tercera posición en cuanto a preferencias horarias aparece el presidente Pedro Sánchez, a quien tampoco importaría emular una parte nada desdeñable de los ciudadanos: "Pillar vacaciones al mes de tener trabajo nuevo es una maravilla", recoge el estudio.

Los partidos opinan

La posibilidad de adaptar los horarios ha suscitado un profundo debate también en la clase política, con posturas enfrentadas radicalmente. Así, Podemos ha exigido que haya horarios distintos en función del trabajo y la renta, de manera que los curritos sigan madrugando mucho pero en el reloj les ponga las once de la mañana del domingo, para vivir una experiencia similar a la que a diario experimentan el propio Iglesias e Irene Montero.

El PSOE, por su parte, prefiere pactarlo con Quim Torra y Arnaldo Otegi, dentro de la normalización de las relaciones políticas en España, y así lo dialogará con ambos cuando el primero deja de alentar el linchamiento de señoras que quitan lazos amarillos y el segundo de aplaudir a rabiar a los etarras que vuelven a casa por decisión del ministro Marlaska.

 

El horario de Sánchez también está bien visto por los españoles

 

Sánchez tiene previsto acudir en el Falcon a un concierto de Pitingo en la Patagonia al objeto de reunirse allí con ambos líderes para alcanzar un acuerdo o, en el caso de que por alguna razón no estén por allí, apurar los primeros tres meses de verano austral ensayando pasos de lambada en compañía de su mujer y unos colegas de sus tiempos de boy scout.

Torra quiere la hora de Waterloo

Los secesionistas catalanes, no obstante, ya han sugerido que están dispuestos a lo que sea siempre y cuando se pueda decir "horari", "invierni" o "verani" y los relojes se puedan sincronizar con los de Escocia, Québec o Waterloo.

 

Ciudadanos opta por un horario más centrista, y a la espera de saber en qué se traduce exactamente eso, reclama la supresión de los relojes de cuco en todas las Diputaciones Provinciales de España a excepción de en Ceuta y Melilla, donde es partidario de deportar en caliente a un inmigrante por cada campanada de Nochevieja.

El PP, por último, consideró en un primer momento que sería bueno organizar un máster para que los mayores expertos del planeta en la cría de pingüinos de Humboldt jugaran unas partidas de futbolín con el líder popular, pero finalmente declinó pronunciarse a la espera de que pase el tiempo a ver si esto mejora.

Comenta esta noticia
Update CMP