27 de mayo de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

El día que el ministro de Justicia hizo llorar a las víctimas... y Sánchez calló

El nuevo ministro de Justicia, el día que reventó el pleno de la prisión permanente revisable.

El nuevo ministro de Justicia, el día que reventó el pleno de la prisión permanente revisable.

A Juan Carlos Quer, Juan José Cortés y Antonio del Castillo no se les va a olvidar fácilmente el 16 de marzo de 2018. Aquel día subió a la tribuna Juan Carlos Campo y sucedió esto.

Fue en una emotiva mañana del 16 de marzo de 2018. El Congreso, aquel día, se vistió de luto y duelo para recibir a los familiares de algunas de las víctimas que más han conmocionado a la sociedad española: Diana Quer, Sandra Palo, Mari Luiz Cortés, Marta del Castillo.

Más aún por que entre los españoles seguía viva esos días la conmoción por el brutal asesinato del niño Gabriel Cruz a manos de Ana Julia Quezada.

Por eso, Juan Carlos Quer y sus compañeros de plataforma se presentaron en la Cámara Baja para intentar frenar una iniciativa del PNV,  apoyada por el PSOE y Podemos, para derogar la prisión permanente revisable.

Todo transcurría de forma razonablemente normal hasta que subió a la tribuna de oradores el desde este lunes flamante ministro de Justicia, Juan Carlos Campo. Y Notario Mayor del Reino. Normalidad en el debate parlamenta y un clima constructivo hasta que subió a la tribuna el entonces portavoz socialista de Justicia, que con una insólita y desaforada intervención literalmente reventó el debate y provoco un agrio rifirrafe entre las bancadas del PSOE y las del PP y Ciudadanos.

Fue una intervención tan impropia, seguida de una votación a favor de la derogación de la prisión permanente, que arrancó las lágrimas de algunas de las víctimas presentes en la tribuna de la Cámara Baja. Especialmente de María del Mar Bérmudez, la madre de Sandra Palo.

 

 

Y es que con Juan Carlos Quer, Juan José Cortés, Antonio del Castillo, María del Mar Bermúdez y Jessica Vargas en el Congreso, Campo acusó a los populares y naranjas de "utilizar a las víctimas y su dolor".

Además, cargó de forma furibunda contra el ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, por "mancillar un gesto" por haber entrado en la Catedral de Almería con la bufanda azul que la madre, del niño Gabriel, Patricia, le había regalado en agradecimiento al trabajo de la Guardia Civil en el caso.

Campo además terminó su soflama con una comparación que provocó la indignación en las filas populares al recordar en el debate a las víctimas del franquismo. "Traten igual a todas las víctimas, algunas llevan 80 años esperando su apoyo", dijo.

Para más inri, uno de los discursos más emotivos y contundente fue el de la presidenta de la asociación feminista y vinculada a la izquierda Clara Campoamor, que asesora a las familias de estas víctimas. Su presidenta Blanca Estrella Ruiz -uno de sus bisabuelos fue fundador del PSOE- llegó a pedir perdón por la intervención de Campo.

"Mi familia me da derecho a pedir perdón por la intervención que mi representante ha hecho en la tribuna. Nos ha insultado, nos ha hecho daño, dicen que nos manipulan", denunció. "He sentido vergüenza como socialista", apostilló.

Comenta esta noticia