El lento y continuo crecimiento del alcalde de Benidorm

Toni Pérez, alcalde Benidorm (PP)

Toni Pérez, alcalde Benidorm (PP)

El munícipe inicia el verano con una mayoría absoluta a sus espaldas y con un ascenso a la secretaría general de los populares de la provincia en una carrera que apenas tenido pasos atrás.



Concejal en Benidorm desde el año 1995, la extensa vida política que acumula Toni Pérez a sus espaldas le ha servido para adquirir experiencia para gobernar y apoyos para obtener, poco a poco, más peso en el seno de su partido. Su carrera en la vida pública y orgánica es, seguramente, contrapuesta a la de muchos otros políticos que han gozado de un ascenso fulgurante y han tenido una caída igualmente precoz. La vida política de los ‘mirlos blancos’ suele ser breve.

No es el caso del alcalde de Benidorm. Lejos de haber sido considerado un ‘mesías’ de la política, su trayectoria ha ido ‘in crescendo’ con el paso de los años, tomando de aquí y de allá la experiencia necesaria para aplicarla en el momento adecuado

Comenzó en el municipalismo en el año 1995, en los años en los que Vicente Pérez Devesa aglutinaba el centro derecha de Benidorm después de que él mismo y Eduardo Zaplana hubieran puesto fin a las divisiones en el PP. Aquellos años de mandato de Pérez Devesa le sirvieron para foguearse en política y en la gestión diaria desde una segunda fila en la que su protagonismo era escaso y al frente de áreas sin demasiado peso específico.

Pero en ese camino se fue haciendo un nombre y acaparando más responsabilidad. Ocupó las carteras de Personal o Educación y alcanzó la portavocía del grupo municipal gracias a su capacidad de oratoria y de defender las posturas del grupo con sólidos argumentos cuando la ocasión lo requería.

La llegada de Manuel Pérez Fenoll a la Alcaldía le supuso un nuevo espaldarazo y se convirtió no solo en uno de los hombres fuertes de ese gobierno, sino también dentro del partido a nivel local. En las elecciones de 2007 que el PP ganó por mayoría absoluta, Pérez ya era a todos los efectos el número dos del partido.  

La moción de censura que protagonizó el PSOE con la ayuda del tránsfuga José Bañuls le llevó a la oposición dos años después. Una situación nueva para alguien acostumbrado a tareas de gobierno, que sin embargo le sirvió para capitanear una oposición férrea en la que no dio respiro al gobierno. Un paso atrás, pero solo para tomar impulso. En clave interna tuvo que afrontar numerosos desencuentros con la cúpula local de su partido, presidido entonces por Gema Amor, enfrentamientos que se saldaron con el abandono del partido de ésta y de sus fieles.

En 2011 el PP perdió por primera vez en mucho tiempo las elecciones locales. Aunque igualó el número de concejales del PSOE, la marcha de Amor había dejado muy tocado a un PP que tampoco pudo llegar a un acuerdo para gobernar con el nuevo partido de la ex consellera, el CDL. Amor puso como condición que Pérez Fenoll no fuera el candidato. En ese momento ya sonó como posible sustituto y hombre de consenso el nombre de Toni Pérez para ocupar el sillón de alcalde. Una propuesta que no fructificó a causa del enconamiento en las relaciones con Amor. Ello propició que el socialista Agustín Navarro siguiera al frente del Ayuntamiento y que reforzase su gobierno un año después tras pactar con la ex presidenta del PP.

Cuatro años de una oposición dura, como cabeza visible del grupo municipal, y con un partido que le arropaba motivaron que Toni Pérez se alzase primero con la presidencia local del PP y después con la Alcaldía de la ciudad en el año 2015. Desde ese momento, y pese a gobernar en franca minoría, ha seguido escalando peldaños y ganando importancia a nivel provincial en las filas populares. En los últimos cuatro años, incluso ha tenido que capear varias veces un temporal que por momentos amenazaba con descabalgarle de la Alcaldía.

Con las aguas calmadas llegó al pasado 26 de mayo sin que apenas nadie pensase que sería protagonista de un triunfo tan holgado como inesperado. Mayoría absoluta como en los viejos tiempos del PP de Benidorm. Una victoria que despeja cualquier duda interna y que deja expedito el camino para gobernar y desarrollar un programa propio sin los agobios de saberse en minoría y sin la exigencia de tener que pactar con otros.

Ascenso de Pérez a la Secretaría General del PP

Ahora, tras la dimisión de José Ciscar como presidente provincial del PP y el ascenso de Pérez a la secretaría general, se hace aún más difícil saber dónde está el techo de alguien que parece hecho para la política, pero que nunca ha querido ensanchar su camino más allá del municipalismo.

A Toni Pérez, sin embargo, le llega ahora un nuevo debate interno en el que tendrá que jugar sus cartas y hacer valer su peso. La elección de los dos concejales populares que representarán a la Marina Baixa en la Diputación. Tres candidatos para dos puestos. Por un lado está el concejal de Benidorm, José Ramón González de Zárate, hombre fuerte de Pérez, y por otro se encuentran los alcaldes de La Nucía y Finestrat, Bernabé Cano y Juan Francisco Pérez.

Toni Pérez apuesta por su edil y ya ha dejado claro que los resultados electorales de Benidorm y la fuerza del número de votos obtenidos legitiman a la ciudad para contar con un representante en el ente provincial. Pero eso mismo creen los otros dos aspirantes, que dicho sea de paso también han vencido por mayoría absoluta. La próxima batalla está servida.

Comenta esta noticia
Update CMP