26 de octubre de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Sánchez protege los secretos de Estado de Podemos y sus "amigos" extranjeros

El presidente confirma al general Miguel Ángel Ballesteros como director del Departamento de Seguridad Nacional. Está en plena sintonía con Iván Redondo y su labor es clave.

 

 

Este martes ha sido un día de alegría y alivio en el famoso búnker de La Moncloa. El Gobierno ha confirmado al general Miguel Ángel Ballesteros como director del Departamento de Seguridad Nacional.

El DSN fue creado por Rajoy. Es el órgano que asesora al presidente del Gobierno en lo relativo a todos los aspectos de la Seguridad Nacional con una necesaria visión geoestratégica del tablero nacional e internacional.

El DSN juega un papel esencial en la prevención y gestión de situaciones de crisis y está especialmente volcado en las amenazas de ciberseguridad y desinformación. Además, gestiona las comunicaciones especiales de la Presidencia del Gobierno.

El nombramiento oficial ha aliviado al equipo que dirige el general Ballesteros, que ha vivido, estas semanas, pendiente de si, finalmente, Sánchez lo nombraba director del Centro Nacional de Inteligencia, cargo en el que se confirmó a Paz Esteban. “Estamos muy contentos”, señalan fuentes del DSN a ESdiario.

De Redondo a Oliver

En la confirmación del general Ballesteros cuenta, por supuesto, en primer lugar, su extenso y brillante currículum; pero, también -según fuentes de La Moncloa- su magnífica relación con el Director de Gabinete del presidente, Iván Redondo, que ha montado dentro de la Presidencia una miniestructura de poder independiente y sin control político, que abarca todos los asuntos de Gobierno.

Tal es el poder de Redondo que en la reciente nota que confirmaba a Miguel Ángel Oliver en la Secretaría de Estado de Comunicación, a Redondo se le definía como director de Gabinete y “primer secretario de Estado”, cargo que no existe. A alguien se le fue la pluma en el peloteo.

 

 

El general Ballesteros vendría a ser el equivalente al consejero de Seguridad Nacional en la Casa Blanca. “Iván Redondo es un fanático de la política americana. Con el general Ballesteros ya tiene así a su propio Consejero de Seguridad Nacional”, dicen fuentes de La Moncloa. “Una figura muy de película”, añaden

La confianza de Pedro Sánchez e Iván Redondo en el general Ballesteros viene del primer minuto tras la moción de censura a Rajoy. No en vano, fue uno de los primeros nombramientos de Sánchez, en junio de 2018, tras aquel intento fallido de nombrar al mediático coronel Pedro Baños. Sánchez, además, elevó el rango del director del DSN a la categoría de Dirección General.

“Redondo nos cuida mucho”, señalan fuentes del DSN que no esperan cambios, en principio, dentro del departamento, lo que garantizaría también la continuidad del capitán de Navío Ignacio García Sánchez como director Operativo y número dos de Ballesteros. “Lo que funciona bien no hay que cambiarlo”, señalan fuentes políticas de La Moncloa. 

 

El general Ballesteros se ha ganado la admiración y respeto de su equipo. “Tiene un gran ascendente sobre ellos”. “Es un hombre de visión y mentalidad a largo plazo y con un gran sentido de servicio a España”, señalan las fuentes. “Esa visión a largo le une a Redondo, que le quiere cerca”.

Fuentes militares señalan que la presencia en La Moncloa de Ballesteros es una “garantía” que “tranquiliza” a determinados estamentos del Estado preocupados por la llegada al Gobierno de Pablo Iglesias y Podemos, de “dudosas” -dicen- “relaciones externas”, que “generan inquietud” en términos de información reservada y Seguridad Nacional.

Nombrados Miguel Ángel Ballesteros en el DSN del búnker de La Moncloa y Paz Esteban al frente del CNI, queda, en este esquema, engrasar “en términos políticos” -señalan las fuentes consultadas- la relación entre Iván Redondo y la ministra de Defensa, Margarita Robles.

Comenta esta noticia