Declaración de los policías que descartaron la primera versión de Alejandra

La presunta asesina de Dominique declaró que habían sido atacados por dos desconocidos y llegó a cortarse la camiseta y el sujetador para que pareciese que sufrió abusos sexuales

Esta mañana declaran los policías nacionales y locales que se personaron en los primeros momentos en la vivienda donde Alejandra, presuntamente, asfixió a Dominique, el niño de 8 años hijo de acogida de su pareja sentimental en 2017.

Los agentes dieron poca consistencia desde el primer momento a la versión que dio la procesada. No había rastro de los dos supuestos motoristas ni en las cámaras de vigilancia de comercios de la zona, ni vieron nada los vecinos, ni nadie pudo dar testimonio de su existencia.

Construcción de un móvil

El ministerio público relata que la acusada aprovechó que el padre de acogida del menor se había ausentado para coger al niño del cuello con la camiseta que portaba hasta llegar a asfixiarlo, y luego trató de ocultar lo sucedido argumentando que había sido obra de dos desconocidos que les asaltaron en casa con unos cascos de motoristas.

Para reforzar esta versión, llegó a cortarse la camiseta y el sujetador que portaba para que pareciese que había sido objeto también de un intento de abusos y del mismo modo despojó al niño, ya fallecido, de parte de su ropa, con la misma intención.

Está previsto que el juicio se desarrolle durante esta semana y que el próximo lunes 23 de noviembre el, jurado se retire a deliberar y quede visto para sentencia.

Se atragantó con un trozo de jamón

La mujer acusada por presuntamente estrangular en agosto de 2017 en Elda al hijo de ocho años de su pareja, un menor en régimen de acogida, ha afirmado en su declaración que el niño "se atragantó con un trozo de jamón" mientras ella se duchaba y que intentó socorrerle haciéndole el boca a boca.

Asimismo, ha ratificado que simuló el asalto de varios hombres al domicilio donde se encontraba ella sola con el menor porque "se sintió bloqueada y paralizada del miedo" por la situación. "Me sentí agobiada y sin salida, me arrepiento mucho de haber mentido", ha afirmado.

Las tres acusaciones piden en sus escritos de calificaciones, los cuales han sido ratificados en las cuestiones previas durante la primera sesión del juicio, la pena de prisión permanente revisable para la mujer. La Defensa, por su parte, pide la libre absolución.

La mujer, que sufre una discapacidad auditiva, solo ha respondido a las preguntas formuladas por la acusación pública y a las de la defensa. Ha relatado que le dio lonchas de jamón al niño "porque tenía hambre" y, cuando salió de la ducha, halló al menor "ahogándose" en el sofá.

"Al salir vi al niño haciendo movimientos raros, boca abajo, me fui corriendo hacia él porque tenía la sensación de que se estaba ahogando con el trozo de jamón, le metí la mano para intentar sacarlo y después empezó a echar espuma por la boca", ha declarado la mujer a preguntas del fiscal.

La acusada también ha reconocido que escribió una carta anónima a la madre de ella en la que decía que "en Mercalicante, habían oído a tres sudamericanos afirmar que se les había ido de las manos un asalto a una vivienda con un menor". Al respecto, ha explicado que escribió la carta al escuchar los rumores y comentarios que le llegaban en la localidad de Elda.

Por último, a preguntas de la Defensa, ha declarado que "se arrepiente mucho de haber mentido" y ha insistido en que se inventó todo "porque estaba agobiada y no veía la salida". "Tenía miedo de fallar a mi pareja, lo pensé todo rápido y actué así porque sabía que me iban a echar la culpa por haberlo hecho todo mal", ha añadido.

Comenta esta noticia
Update CMP