La única reforma posible de la Constitución en esta legislatura

El constitucionalismo valenciano solicita una reforma urgente de la Carta Magna.

Celebraremos el aniversario del referéndum constitucional de 1978, y tras 42 años de vigencia, parece llegado el momento de garantizar su actualización con modificaciones que cuenten con grandes consensos políticos para que la Carta Magna sea de todos los que se consideren españoles, y no de unos u otros.Y la que cuenta con los números para ser esa reforma consensuada, se publicó el pasado febrero en el Boletín de las Cortes Generales a instancia de cuatro fuerzas políticos muy diversas de las Cortes Valencianas

En efecto, al igual que la Comunidad de Madrid ha defendido la capacidad de autogobierno de las Comunidades Autónomas consagrada por la constitución Española evitando intromisiones del gobierno de  Pedro Sánchez o Pablo Iglesias respecto a sus competencias en la gestión de la crisis económica o sanitaria derivada de la pandemia, o en el diseño de su política fiscal, diferentes sectores cívicos valencianos han promovido un gran acuerdo político de derecha a izquierda para que la Comunidad Valenciana, vuelva a disponer de leyes en materia civil una facultad reconocida por el Congreso hace casi 15 años, y que por motivos históricos es la base de la personalidad valenciana, como se sabe, cuestionada por el soberanismo catalanista que intenta apropiarse de la literatura valenciana, la cultura o incluso su gastronomía y fiestas.

Un recorrido histórico 

Felipe V en 1707 abolió los Fueros Valencianos, con la falsedad de que toda la población del Reino de Valencia era seguidora del Archiduque Carlos de Austria, cuando en realidad el primer Borbón contó con muchos seguidores inicialmente entre los valencianos y por ello algunos municipios como Peñíscola mantienen plazas al nieto de Luis XIV de Francia.

La importantísima Ilustración Valenciana ampliamente representada en las Cortes de Cádiz y la figura señera de Gregorio Mayans ejemplifican la voluntad del pueblo valenciano, a lo largo de la historia, por recuperar su derecho civil propio. En la Comunitat Valenciana, existe un sentimiento colectivo de apego a las instituciones de derecho privado propias en materia de sucesiones, familia y agricultura.

La relevancia de los carlistas en el Reino de Valencia deriva de su compromiso con los Fueros, y en los proyectos de Estatuto de la Segunda República partidos tan dispares como los tradicionalistas aliados de Calvo-Sotelo, la Derecha Regional Valenciana – la CEDA valenciana- o los republicanos de todas las tendencias, promovían la recuperación del derecho regional tal y como lo tenían aragoneses, navarros o catalanes.

En España nunca ha existido unidad legislativa civil, porque siempre se han reconocido las especialidades hisrtóricas navarras, aragonesas, mallorquinas. El General Franco dotó de coherencia a las normas forales a través de las compilaciones.

La deslealtad de Zapatero

Con la reforma del Estatuto de Autonomía del año 2006, promovida por el Partido Popular - siendo Conseller de Justicia Fernando de Rosa- y aprobada también por casi 300 diputados en el Congreso dada su condición de Ley Orgánica, se articuló en base a la previsión constitucional del artículo 149.1.8 la reintegración de un derecho foral que a través del principio de conexión histórico permitiera a la asamblea autonómica legislar en esas materias, tal y como hacían el resto de los parlamentos autonómicos donde existía derecho foral propio.

Las Cortes pero también el Congreso de los Diputados aprobaron, mediante el sistema de doble lealtad que rige la aprobación de las Leyes Orgánicas constituyentes de las Comunidades Autónomas, una reforma que posibilitaba la recuperación de una competencia en un territorio, De esta forma, el antiguo Reino de Valencia, que fue el primer lugar de España donde se había legislado en derecho común en el siglo XIII a iniciativa de Jaime I, volvía a regular su derecho civil propio.

Tristemente, la deslealtad con los valencianos del Presidente Zapatero - como denunció Esteban Gonzalez Pons - que interpuso un recurso de inconstitucionalidad contra la primera de las leyes civiles derivadas del Estatuto que él mismo como diputado aprobó, determinó que años después y pese a que la inclusión de la competencia en el Estatuto y por tanto en el bloque de Constitucionalidad nunca fue recurrida, abocó al Tribunal Constitucional a fallar- no sin votos particulares - a derogar la legislación de derecho civil foral moderna producida, pero manteniendo sus efectos para los 300.000 valencianos a los que se siguen aplicando los efectos de las leyes valenciana de derecho de familia (custodia compartida, separación de bienes a falta de pacto económico matrimonial o la ley de uniones de hecho).

La sociedad civil reacciona:

Con motivo del fallo contra la Ley de Custodia Compartida en diciembre del año 2016, la Associació de Juristes Valencians comenzó una campaña para la reintegración del derecho civil valenciano, que permitiera hacer plenamente efectiva la previsión del Estatuto de Autonomía como parte esencial del bloque de constitucionalidad en la Carta Magna. Y para ello propuso una modificación de la disposición adicional segunda de la Constitución que subsana la anomalía, y que cuenta con el apoyo del Partido Popular y de los partidos que forman parte del Gobierno de Ximo Puig.

En paralelo se ha ido generando con la suma de apoyos a esta reforma un movimiento cívico, participativo, transversal que ha logrado a más de un centenar de entidades representativas de la sociedad civil de toda índole empresariales, sindicales, de agricultores, autónomos, abogados, culturales, de profesionales, universidades o sociales junto con la aprobación de una moción en 502 Ayuntamientos, que representan al 98% de la población y las Diputaciones Provinciales de Castellón, Valencia y Alicante.

Nunca antes una causa había concitado tanto apoyo social y municipal, esto ha llevado a que la asamblea autonómica con un amplio consenso por primera vez iniciase un proceso de reforma constitucional que en febrero de este año llegó a la mesa del Congreso de los Diputados.

Desde Juristes Valencians están dispuestos a que la aportación legislativa valenciana al conjunto del derecho civil español vuelva a ser una realidad, y a que la voluntad de Les Corts y el Congreso expresada como manifestación democrática de la voluntad de la soberanía nacional sea una realidad que además permita la reintegración del derecho civil español en toda su configuración constitucional e histórica: Común, Foral y Especial.

Es el momento de demostrar que cabe una modificación constitucional leal con el propio espíritu de la misma que permita a los partidos con sentido de estado volver a la senda de los acuerdos, en un momento tan polarizado como el vivimos es una oportunidad para el consenso nos dicen José Ramón Chirivella y José Morgan García, presidente y portavoz de Juristes Valencians.

¿Por qué es necesaria la reforma de la disposición adicional segunda de la Constitución?

Estamos subsanando una anomalía, no tiene sentido que el territorio que tuvo el primer derecho civil romano propio sea el único que a día de hoy no disponga de la competencia. Es incomprensible que mediante una ley orgánica aprobada también por Congreso y Senado se conceda la capacidad de regular la materia civil, con el mismo alcance de otras 6 Comunidades Autónomas, que la tienen, y que en la práctica no sea posible regular los aspectos sucesorios de la empresa familiar o dotar de efectos civiles a las uniones de hecho.

Los grupos políticos valencianos están proponiendo una solución constitucional para el autogobierno valenciano desde una actitud de lealtad con el resto de España. Desde hace más de 4 años, carecemos de una parte muy importante del autogobierno valenciano, Es injusto que el Congreso no restituya urgentemente la competencia, Meritexell Batet debe oír la demanda de la sociedad valenciana.

Nuestro movimiento se define por ser ante todo constitucionalista, el espíritu de la carta magna es el de incluir el derecho civil español en toda su configuración, el tradicional a partir del principio de conexión histórica.

¿Supone abrir el melón de la reforma Constitucional?

No, en absoluto. Cuando se aprobó la reforma del Estatuto en el año 2006, se confirió esa capacidad legislativa. Esta modificación constitucional , supone reforzar más si cabe el espíritu de los padres constituyentes, que no hicieron más que reconocer en la carta magna la tradición del derecho civil en España, que nunca fue uniforme. Esto no es más que la consecuencia de que España sea una nación con una larga historia, que a lo largo de este tiempo ha sabido integrar toda esa riqueza diversa, pasando toda ella a formar parte del patrimonio jurídico español.

El que se oponga a esta reforma técnica traiciona el espíritu del constitucionalismo español, que tenía claro que debía actualizarse a necesidades sobre las que los ciudadanos mayoritariamente demandaran la adaptación a los tiempos actuales. Consideramos que la mejor forma de defender la Constitución es adaptarla a los grandes acuerdos de la sociedad, como ocurre en los países europeos occidentales desarrollados como Alemania, Francia, o Italia. La propuesta valenciana de reforma es el ejemplo perfecto de una modificación constitucional apoyada y promovida por la sociedad.

¿El derecho Civil Valenciano es una seña de identidad en la Comunitat Valenciana?
Si lo es. Es además la más privativa y originaria del pueblo valenciano. Además puede ser la más cohesionadora y transversal ya que afecta a todos los vecinos de los municipios de Castellón Valencia y Alicante. Valenciano parlantes y castellano parlantes todos por el hecho de ser vecinos administrativamente de alguno de los municipios de las tres provincias.

Supone además un dique de contención frente a posibles injerencias de proyectos expansionistas de otros territorios; Los valencianos tuvimos un derecho propio emanado de las Cortes Valencianas, en el marco de la corona de Aragón, diferenciado del catalán o del aragonés. Supone un rasgo distintivo como lo es para los navarros su foralidad que es distinta por ejemplo de la de cada provincia del País Vasco.

¿Es viable que esta reforma menor de la Constitución se apruebe esta legislatura?
Los grupos políticos constitucionalistas, que ya aprobaron el Estatuto desde el año 2006 ( PP y PSOE) junto a otras fuerzas como Unidas Podemos y grupos regionalistas como Teruel Existe o UPN garantizan la aprobación de la reforma, por superar los 2/3 de diputados y senadores que se requieren por el procedimiento ordinario de reforma del art. 167 de la Constitución. Exigimos lealtad con los valencianos a los diputados nacionales, y esperamos que Ciudadanos también apoye la adecuación constitucional a la Ley Orgánica que aprobó el Estatuto.

No se trata de dotar de más autogobierno, sino de hacer efectiva una competencia que en el año 2006 sólo cuestionó el PNV. Es la hora de que el PP y el PSOE cumplan con la sociedad valenciana.

 

La opinión de los profesionales

Fernando Mut: Vicepresidente de “España Cívica” y Presidente Honorífico de “Sociedad Civil Valenciana”:
La petición supone una aceptación positiva del reconocimiento de las tradiciones, de la forma en que los valencianos, a lo largo de la historia, hemos organizado nuestra vida en común. En el marco irrenunciable de la defensa de la Constitución Española que, tras cuarenta y dos años de convivencia en paz y libertad, nos ha permitido un desarrollo social y económico como jamás se conoció en este país- la creación de un marco jurídico propio, derivado de nuestra tradición, debe ser reconocido y amparado como parte integrante del ordenamiento jurídico del Estado.

Manuel Almarcha, Decano del Colegio de Abogados de Orihuela:
El Estatuto Valenciano, aprobado mediante Ley Orgánica consensuada por el PP y el PSOE, dotaba de capacidad legislativa a las Cortes Valencianas para elaborar leyes modernas de derecho civil. Los 8 colegios de abogados valencianos, y en general la abogacía valenciana, apoyamos la tramitación urgente de esta mejora técnica de la Constitución para que a lo largo del año 2021 dispongamos de leyes que den una respuesta moderna y social en materia de derecho de familia.

Pilar Marco, Presidenta de UEFACC y Custodia Compartida Ya: 
En la Comunidad Valenciana, necesitamos por seguridad jurídica y por el bien de los menores cuyos padres no viven juntos la recuperación de la Ley Valenciana de Custodia Compartida. Las leyes valencianas de familia fueron ejemplo de normas nuevas y modernas, que como se constató en el periodo 2006-1016 previo a los fallos de Tribunal Constitucional, sirvieron como ariete para la mejora y modernización del conjunto de la legislación española, hasta el extremo que el TS fijó criterio en materia compartida inspirándose en la ley valenciana que se produjo a tal efecto.

 

 

Comenta esta noticia
Update CMP