Isa Serra, la delincuente que no quiere pactar los presupuestos con Ciudadanos

Isa Serra

Isa Serra

Da la impresión que España está gobernada por un grupo de niños “transgresores” que no saben nada de nada. ¿Qué sugiere Podemos, aparte de crispación y carencia de soluciones?

La cuerda se tensa cada vez más y terminará rompiéndose, en un momento en el que España reclama a gritos unidad y concordia. La portavoz de la formación morada ya lo advirtió ayer, que no habrá pacto con el PSOE a la hora de negociar los presupuestos si Ciudadanos toma parte en el diseño de los mismos.

Lo del escudo y la protección social lo ha tomado Podemos como su bandera, en un momento en el que las arcas del Estado parecen estar temblando y en el que se reclama creación de empleo y apoyo a las empresas. No entienden los socios de Sánchez que sin riqueza no hay vía de ayuda a los más desfavorecidos. Lo estamos viendo con la farsa del Ingreso Mínimo Vital -ruidoso éxito de Pablo Iglesias, pero inviable y falsa promesa-, ya que muy pocos españoles han tenido acceso a ella hasta el momento.

Por mucho que se empeñe la coalición en mostrar armonía, hay diferencias enormes entre ellos, en un momento crucial para nuestro país.

Mientras la vicepresidenta Carmen Calvo pretende dar imagen de unidad, pidiendo la colaboración de todas las fuerzas políticas para sacar adelante los presupuestos, Podemos no está por la labor. Para ellos la ideología está por encima de las prioridades y no entienden que sin dinero no hay bienestar. 

La portavoz de Podemos Isa Serra fue la encargada de anunciar la negativa de su partido a negociar con Ciudadanos. Esta joven -de 31 años- fue condenada recientemente a 19 meses de prisión e inhabilitación de cargo público por agresión e insultos a las Fuerzas de Seguridad durante un desahucio. No se le conoce oficio ni beneficio más allá de la política. En manos de quién estamos?

Da la impresión que España está gobernada por un grupo de niños “transgresores” que no saben nada de nada. ¿Qué sugiere Podemos, aparte de crispación y carencia de soluciones?  Mientras tanto, Pedro Sánchez sigue jugando al gato y al ratón con Pablo Casado, ninguneándolo y dejándole claro que él es el que manda. No le interesa su apoyo ni su aportación, sólo el control del desastre en el que está sumido este país.

Comenta esta noticia