Dobles candidaturas en el PP

García-Margallo, en la comida de Navidad de diputados y senadores del PPCV

García-Margallo, en la comida de Navidad de diputados y senadores del PPCV

¿Qué hay que ofrecerle al candidato a candidato del PP a la alcaldía de Valencia para que acepte?

Pablo Casado dijo hace ya algunas semanas que tenía claro el perfil de su candidato para Valencia, aunque no el nombre. Isabel Bonig, más recientemente, ha asegurado que ese nombre “causará sensación”, como dando a entender que sabe quién es. Por enmedio, tanteos y fuegos artificiales con Fernando de Rosa, Amedeo Carboni, Manuel Broseta, Quico Catalán, y quien se pusiera a tiro.

Y en ésas llega José Manuel García-Margallo y dice este lunes en la conferencia organizada por Sociedad Civil Valenciana en el Ateneo que habría que animar a Esteban González Pons a presentarse, compatibilizando su candidatura con un escaño en Europa. O sea, doble candidatura. En el PP hay quienes piensan que eso sería poco menos que decirle al electorado que ni siquiera el candidato se cree que pueda ser alcalde, y que por eso se guarda silla en el Parlamento Europeo.

García-Margallo, en cambio, lo ve todo ventajas, porque así se garantizaría la proyección de Valencia en Europa. Bueno, por la misma regla de tres, si el candidato fuera María José Catalá, que a estas alturas debe andar más que harta de que siempre se piense en ella si no hay más remedio, compatibilizar su opción con el mantenimiento del escaño que tiene en Les Corts sería tanto como garantizar la proyección de Valencia en el parlamento valenciano, algo por lo que por cierto siempre abogó la alcaldesa y diputada autonómica Rita Barberá.

Con ambas posibles dobles candidaturas, en la coyuntura actual, el mensaje al electorado es el mismo: en el mejor de los casos va a haber coalición de derechas, y no está claro que la vayamos a liderar nosotros.

 

Comenta esta noticia